Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Necesitáis personas como yo... Necesitáis personas como yo para señalarlas con el dedo y decir: Ese es el malo... Y eso, ¿en qué os convierte a vosotros? ¿En los buenos?... No sois buenos... Simplemente sabéis esconderos. Sabéis mentir... Yo no tengo ese problema. Yo siempre digo la verdad, incluso cuando miento:

Tony Montana
Cómo ha cambiado irremediablemente mi vida. Siempre es el último día de verano y me he quedado fuera en el frío sin una puerta para volver a entrar. A lo largo de mi vida he dejado pedazos de corazón aquí y allí y ahora apenas me queda el suficiente para seguir viviendo. Pero fuerzo una sonrisa, sabiendo que mi talento sobrepasaba con mucho mi ambición. Ya
no hay caballos blancos ni mujeres guapas en mi puerta:

Georges Jung

viernes, 29 de abril de 2016

Hunter S. Thompson: La maldición de Lono (1):



Creo que esta vez nos ha tocado un pardillo, viejo amigo. Un gilipollas al que apellidaron Perry en Oregón nos quiere regalar un mes en Hawái, por Navidades: y todo lo que tenemos que hacer es cubrir la maratón de Honolulú para su revista, una cosa llamada Running.





Nos bajamos en casa de Wilbur, instalamos un bar y un centro de operaciones junto a la esquina y, durante los minutos siguientes, nos limitamos a estar de pie bajo la lluvia y a dirigir todo tipo de improperios a los corredores que pasaban.
- Estás acabado, tío, no lo conseguirás.
- ¡Eh, gordo! ¿Te apetece una cerveza?
- Corre, tonto del culo.
- Levanta esas piernas.
- Traga mierda y muérete.
Solo uno de ellos, un tipo fornido que iba en los grupos delanteros se atrevió a replicarle:
- Ya te veré a la vuelta.
- No, qué va. No volverás a pasar. ¡Ni siquiera terminarás! Te derrumbarás por el camino.
El hecho de eructar cualquier tipo de insulto cruel y brutal que se nos pasara por la cabeza nos proporcionó una extraña sensación de libertad, porque era imposible que ninguno se detuviera a discutir. Veían a un grupo de depravados entre equipos de televisión, sombrillas de playa, cajas de cerveza y de whisky, música a tope y mujeres desenfrenadas, fumando cigarrillos.



Hunter S. Thompson. La maldición de Lono. Editorial Sexto Piso, 2016. Traducción de Jesús Gómez Gutiérrez.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.