Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

lunes, 11 de abril de 2016

F. Scott Fitzgerald: Poemas de la era del jazz (2):



CANCIÓN

Cerca-de-ti
hay una especie de mágico cerca-de-ti






TRISTE CATÁSTROFE

No queremos visitas, dijimos
      que vienen y se quedan horas y horas
vienen cuando estamos en la cama
      y aquí quedan de los chubascos prisioneros
vienen cuando andan de capa caída y aburridos
      beben de la botella de tu corazón
y cuando vacía está la alegre horda,
      gritando el Rubaiyat, se marchan

Me planté, estaba en el trabajo, grité
      y aparecí sin afeitar me quedé
sin la ginebra, el cocinero había muerto
      de viruela, y más cuentos van contando
y al patán y al amigo mostré el mismo
      ojo aburrido, el mismo tono impaciente,
los que tenían belleza, sensibilidad y prestigio
      percibieron que queríamos estar solos

Pero los zopencos, tostones y toscos
      dicharacheros, almas solitarias y charlatanes
que a tal efecto no se habían atrevido a entrometerse
      nos hallaron solos, salidos en tropel para el ataque
se tomaron el silencio como atención; la rabia
      un eco de la guerra en su propio hogar
contentos estábamos de haber dejado "el fondo del escenario",
pero la buena gente no volvió más.



F. Scott Fitzgerald. Poemas de la era del jazz. Visor Libros, 2016.

Traducción de Jesús Isaías Gómez López.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.