Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

viernes, 8 de abril de 2016

F. Scott Fitzgerald: Poemas de la era del jazz (1):




Las siguientes líneas, un extracto de la introducción de Jesús Isaías Gómez López a estos Poemas de la era del jazz, definen acertadamente, o eso pienso, la poética de F. Scott Fitzgerald:

Los procesos líricos de Fitzgerald tienen sus orígenes y raíces en sus experiencias más íntimas, y se sumergen en una actividad instintiva que deriva en una predisposición natural hacia la fantasía como estímulo del alma y el sentimiento más puro de su creador.


UN BLUES

    Bam-boleado y guiado
         por fuerzas ignotas
(arriba) bam-boleado y guiado
         tuve que salir a comer de la mano de alguien
         tuve que comer de su mano
         tuve que salir a comer de la mano de alguien
               ¡tengo que comer!,
bam-boleado.






LA TIERRA LLAMA

La tierra le dio un grito
que lo abrochó por la cintura
y él por fin supo
la respuesta del acertijo.

Sabemos ciertas cosas
de la vida y la muerte
él sabía que debía volver
a la tierra.



F. Scott Fitzgerald. Poemas de la era del jazz. Visor Libros, 2016. Introducción y traducción de Jesús Isaías Gómez López. Imagen de portada: Craig Orback.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.