Diseño de portada: INÉS PRADILLA sobre una Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Necesitáis personas como yo... Necesitáis personas como yo para señalarlas con el dedo y decir: Ese es el malo... Y eso, ¿en qué os convierte a vosotros? ¿En los buenos?... No sois buenos... Simplemente sabéis esconderos. Sabéis mentir... Yo no tengo ese problema. Yo siempre digo la verdad, incluso cuando miento:

Tony Montana
Cómo ha cambiado irremediablemente mi vida. Siempre es el último día de verano y me he quedado fuera en el frío sin una puerta para volver a entrar. A lo largo de mi vida he dejado pedazos de corazón aquí y allí y ahora apenas me queda el suficiente para seguir viviendo. Pero fuerzo una sonrisa, sabiendo que mi talento sobrepasaba con mucho mi ambición. Ya
no hay caballos blancos ni mujeres guapas en mi puerta:

Georges Jung

lunes, 29 de febrero de 2016

Especial Insolenzia (5): Me quema el sabor de tus ojos (2):


Me quema el sabor de tus ojos es la segunda parte de la trilogía Celesto y la Luna:




   Parece mentira que le demos tanta importancia al tiempo cuando en realidad no vale nada. Absolutamente nada. Puede que nos convenzamos a nosotros mismos de la necesidad de que el tiempo transcurra lento para poder estirar más nuestras vidas, que no se agoten antes de lo que nosotros mismos deseamos; pero lo que en realidad anhelamos es manejar su velocidad a nuestro antojo como si de un vídeo se tratase, darle al botón de acelerar o de ralentizar según nos interese. Sin embargo, si lo pensamos con detenimiento, estaríamos continuamente pasando hacia adelante y, en contadas ocasiones, pararíamos la imagen  examinaríamos la secuencia fotograma a fotograma para poder alargar el instante al máximo. Yo así lo veo. Borraría todo lo que no me interesa y me quedaría solo con lo realmente bueno. Diez minutos. Un cortometraje de mi vida. Pero un cortometraje de los buenos, de los que se te quedan grabados a fuego, como aquél del metro de Madrid y la pareja de desconocidos que pierden su oportunidad por gilipollas. Puede que ese mínimo instante de cinco segundos en el que se descubren, sea el único que merezca la pena en las vidas de ambos. Eso estaría bien. Únicamente lo que merece la pena. Y que le den por el culo a todo lo demás.



Carlos Sancet Cueto. Me quema el sabor de tus ojos.  Carcajada Records, 2011. Diseño y fotografía portada: Dejavú Rock. Grabados interiores: Mariano Castillo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.