Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Necesitáis personas como yo... Necesitáis personas como yo para señalarlas con el dedo y decir: Ese es el malo... Y eso, ¿en qué os convierte a vosotros? ¿En los buenos?... No sois buenos... Simplemente sabéis esconderos. Sabéis mentir... Yo no tengo ese problema. Yo siempre digo la verdad, incluso cuando miento:

Tony Montana
Cómo ha cambiado irremediablemente mi vida. Siempre es el último día de verano y me he quedado fuera en el frío sin una puerta para volver a entrar. A lo largo de mi vida he dejado pedazos de corazón aquí y allí y ahora apenas me queda el suficiente para seguir viviendo. Pero fuerzo una sonrisa, sabiendo que mi talento sobrepasaba con mucho mi ambición. Ya
no hay caballos blancos ni mujeres guapas en mi puerta:

Georges Jung

viernes, 26 de febrero de 2016

Especial Insolenzia (3): La Boca del Volcán (y 3):


Insolenzia son:

Daniel Sancet Cueto: voz y escritura.
Isabel Marcos Bisbal: voz, coros y guitarra.
Félix Ruiz Sangrós: guitarra
Eduardo García Martín: guitarra y coros.
Daniel Benito Álvarez: bajo.
Luis Gómez Alegre: batería.


Así pues, Daniel Sancet Cueto es el autor de la novela que comparte título con el disco, La Boca del Volcán, primera parte de la trilogía Celesto y la Luna, y cuya cubierta es esta:




Antes de dejarte con el primer párrafo de esta novela, agradecerle a Daniel Sancet Cueto el hecho de incluir una cita mía, junto a otras de Roberto Bolaño, Miguel Hernández, José Manuel Montorio "Chaval" y Gabriel García Márquez, al inicio del libro.


   Dicen, que cuando miras atrás y no ves nada es porque te encuentras perdido y tus raíces se han podrido sin poder morder la tierra con la fuerza necesaria como para abrazarla para siempre. Dicen, que cuando por las noches tus ojos no se pueden despegar del techo y tus pensamientos permanecen invisibles y peligrosamente huecos, es cuando más nítidamente puedes ver la infinita frialdad de la nada, el oscuro abismo del pensamiento, la cruel realidad de la existencia. Dicen, que cuando arrastras tu cuerpo hacia un punto en concreto del horizonte y avanzas de forma rectilínea sin llegar a ninguna parte, sueñas con algo que no existe, te engañas una y otra vez, expiras con el último aliento del día y resucitas con el dolor de la mañana. Así me sentía yo por aquellos días.



Daniel Sancet Cueto. La Boca del Volcán. Carcajada Records, 2010. Grabado de portada: Mariano Castillo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.