Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

martes, 16 de febrero de 2016

Ese número no existe + La poesía la completa siempre el lector:



Ese número no existe. Eso escucharás si me llamas al móvil. Ese número no existe. Mi número no existe. Desde ahora, y hasta que lo solucione, no me es posible realizar llamadas así como tampoco recibirlas. Por lo tanto, si necesitaras llamarme por cualquier cuestión relacionada con la literatura, le escribes o llamas a Laura Fjäder, cuyo correo y número de teléfono lo tienes aquí al lado, en este mismo blog. Eso sí, puedo recibir wass. En caso de que quisieras llamarme, y esto va por mis amigos, por mis hermanos, por otras cuestiones, personales o no, entonces escríbeme un correo electrónico. En resumen. Ese número no existe. Pero, joder, de momento, y déjame tocar madera, existo yo. Y existe toda esa gente maravillosa que ayer acudió al Club La Nueva España a escuchar mi lectura de poemas y las palabras previas de Luis Miguel Piñera y la intervención de la poeta Laura Fjäder. No quiero olvidarme de Miguel Esteban Torreblanca, de radio Ujo, un tío, como diría yo, con un par de cojones y que a buen seguro aparecerá en alguno de los próximos cuadernos del ciclo en el que actualmente trabajo, pues historias como la suya merecen ser escritas, ya que en realidad no son historias: son hazañas, auténticas hazañas, de superación personal. Finalmente, como no me corresponde a mí comentar qué tal lo hice, qué tal recité, el periodista, y poeta, José Luis Argüelles, que conoce mi obra casi desde el inicio y que me ha escuchado recitar en numerosas ocasiones y en sitios de lo más diverso, firma este texto  a propósito de mi lectura y que ha salido hoy en el diario La Nueva España. Así que desde aquí, públicamente, quiero darle las gracias a José Luis por su texto, y a Luis Miguel Piñera por confiar en mí, y a Laura Fjäder por su breve pero genial intervención, y a Miguel Esteban por su entrevista, con la que ambos nos divertimos cantidad. Gracias que quiero hacer extensibles a todas las personas que asistieron a mi recital. Gracias. De corazón.





Lo repito. Gracias :-)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.