Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

sábado, 30 de enero de 2016

La casa de los corazones rotos (7): Seis aforismos de Ramón Eder:


Es muy peligroso que haya tantos millones de personas en el mundo que no tienen nada que perder, excepto la paciencia.

*

No eran felices pero comían perdices, que es el secreto del matrimonio.

*

La única manera de superar una catástrofe personal es consiguiendo que nos mejore.





La vida es una pelea, por eso al que no le guste pelear no puede gustarle la vida.

*

Nadie olvida la frase con la que fue expulsado del paraíso.

*

Pocas veces pagamos nuestros errores, pero nuestros aciertos los pagamos siempre.



Ramón Eder en La casa de los corazones rotos (Ediciones Vitruvio, 2015).


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.