Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Necesitáis personas como yo... Necesitáis personas como yo para señalarlas con el dedo y decir: Ese es el malo... Y eso, ¿en qué os convierte a vosotros? ¿En los buenos?... No sois buenos... Simplemente sabéis esconderos. Sabéis mentir... Yo no tengo ese problema. Yo siempre digo la verdad, incluso cuando miento:

Tony Montana
Cómo ha cambiado irremediablemente mi vida. Siempre es el último día de verano y me he quedado fuera en el frío sin una puerta para volver a entrar. A lo largo de mi vida he dejado pedazos de corazón aquí y allí y ahora apenas me queda el suficiente para seguir viviendo. Pero fuerzo una sonrisa, sabiendo que mi talento sobrepasaba con mucho mi ambición. Ya
no hay caballos blancos ni mujeres guapas en mi puerta:

Georges Jung

sábado, 30 de enero de 2016

La casa de los corazones rotos (7): Seis aforismos de Ramón Eder:


Es muy peligroso que haya tantos millones de personas en el mundo que no tienen nada que perder, excepto la paciencia.

*

No eran felices pero comían perdices, que es el secreto del matrimonio.

*

La única manera de superar una catástrofe personal es consiguiendo que nos mejore.





La vida es una pelea, por eso al que no le guste pelear no puede gustarle la vida.

*

Nadie olvida la frase con la que fue expulsado del paraíso.

*

Pocas veces pagamos nuestros errores, pero nuestros aciertos los pagamos siempre.



Ramón Eder en La casa de los corazones rotos (Ediciones Vitruvio, 2015).


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.