Diseño de portada: INÉS PRADILLA sobre una Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

viernes, 29 de enero de 2016

La casa de los corazones rotos (6): Un poema de Manuel del Barrio Donaire:







ALGUIEN QUE SEA YO

Apagar la televisión así
de rápido y salir cagando leches
al mundo a que te ocurra algo importante,
pedir café con sacarina, otra cerveza,
hablar, comprar tabaco y videojuegos,
comprar un disco, un libro azul,
echarte novio o novia o las dos cosas,
follar también, mirar siempre hacia arriba.

Ser yo, ser alguien bien vestido y bien pagado,
un cuerpo con camisa de algodón,
jersey de pico y gafas de colores,
alguien que vive hasta altas horas
en pubs, en oficinas, en centros comerciales,
alguien que sólo vive y que no sabe
qué hacer con tanta carne saludable
                                                        y tanta luz,
alguien que simplemente vive aquí,
un dormitorio, un baño, una cocina,
alguien que está porque hay que estar
                                                           y ser
                                                                  y parecer,

que tiene plaza de garaje y trastero y microondas
y mandos a distancia,
alguien que vive, insisto
y que se aburre de que nunca pase

nada.



Manuel del Barrio Donaire en La casa de los corazones rotos (Ediciones Vitruvio, 2015).



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.