Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Necesitáis personas como yo... Necesitáis personas como yo para señalarlas con el dedo y decir: Ese es el malo... Y eso, ¿en qué os convierte a vosotros? ¿En los buenos?... No sois buenos... Simplemente sabéis esconderos. Sabéis mentir... Yo no tengo ese problema. Yo siempre digo la verdad, incluso cuando miento:

Tony Montana
Cómo ha cambiado irremediablemente mi vida. Siempre es el último día de verano y me he quedado fuera en el frío sin una puerta para volver a entrar. A lo largo de mi vida he dejado pedazos de corazón aquí y allí y ahora apenas me queda el suficiente para seguir viviendo. Pero fuerzo una sonrisa, sabiendo que mi talento sobrepasaba con mucho mi ambición. Ya
no hay caballos blancos ni mujeres guapas en mi puerta:

Georges Jung

viernes, 8 de enero de 2016

Degeneración Salvaje (y 15): 1 poema de Escandar Algeet:






MAGICAEDRO

Alguna vez te hablé de la magia, creo.
Nos pusimos a jugar con los verbos
y dijimos que jugar
era el verbo más bonito
y quisimos inventar crucigramófonos
y aunque no nos pusimos de acuerdo
con las palabras
sí lo hicimos con la música
y así fuimos un poco de electricidad antiestática
y otro poco sustancia natural aleatoria
el caso es que nos movíamos mucho
y alguien dijo que ya no podríamos parar
y todos estuvimos de acuerdo porque nos encantaba
reírnos de esa forma
como con vicio
entonces él sacó un lapicero y lo usó de varita mágica
y ella sacó un sombrero
y él un beso de la chistera y todos dijimos oh!! a la vez
ella se puso de puntillas para hacer un invento con las
acrobacias
y a todos nos salpicó la saliva
y sabía dulce
"más dulce que el alba
y más suave que la luna"
hicimos partituras con todo eso que luego cantamos en
voz baja
pero fingíamos que estábamos gritando
e incluso hubo quién se tapó los oídos
era muy divertido
y nos juntamos para hacer un coro
pero no fuimos capaces de ponernos
de acuerdo
porque los de la izquierda querían estar derechos
y los de la derecha torcidos
y no hubo manera
así que decidimos inventarnos una figura para nosotros
solos:
un magicaedro
que nos indefiniera
y esa noche, creo que una vez te hablé de la magia, sí,
todos soñamos co relámpagos
que bailaban
entre nuestras piernas.



Escandar Algeet.

Varios Autores. Degeneración Salvaje. Diciembre de 2015.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.