Diseño de portada: INÉS PRADILLA sobre una Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Necesitáis personas como yo... Necesitáis personas como yo para señalarlas con el dedo y decir: Ese es el malo... Y eso, ¿en qué os convierte a vosotros? ¿En los buenos?... No sois buenos... Simplemente sabéis esconderos. Sabéis mentir... Yo no tengo ese problema. Yo siempre digo la verdad, incluso cuando miento:

Tony Montana
Cómo ha cambiado irremediablemente mi vida. Siempre es el último día de verano y me he quedado fuera en el frío sin una puerta para volver a entrar. A lo largo de mi vida he dejado pedazos de corazón aquí y allí y ahora apenas me queda el suficiente para seguir viviendo. Pero fuerzo una sonrisa, sabiendo que mi talento sobrepasaba con mucho mi ambición. Ya
no hay caballos blancos ni mujeres guapas en mi puerta:

Georges Jung

sábado, 31 de diciembre de 2016

Feliz 2017:





Carmen del Río Bravo: No ardo, me oxido... (2):



EL SÁBADO QUE DUERMES
el domingo estás muy guapa.
Un par
saben
que estás mucho más guapa
las mañanas de domingo
que no te han dejado
            dormir.







HE VUELTO a echarlo de menos hoy.

No a ti cuando me querías.

A mí cuando te quería.

A eso.
De nuevo.
Hoy.



Carmen del Río Bravo. No ardo, me oxido... Ediciones de Baile del Sol, diciembre 2016. Prólogo de Gsús Bonilla.


Alicia Es. Martínez Juan: En casa, caracol, tienes la tumba (1):







HABITARNOS

En la habitación blanca
abre las ventanas
levanta las puertas
y deja que entre el viento
que entren los barcos
todos los barcos
despacio
y el canal
Que entren todos los barcos
y el canal
Deja que entren los mástiles agitados
y las velas
En la habitación blanca
que entren los hombres
y las mujeres
que entren los coches rojos
y los blancos
Sobre todo que entren los blancos
Deja que entren las redes
los marineros
todos los marineros
Que entren las campanas
y los restaurantes
Todas las meses de Sete
y las sillas
Pero sobre todo que entren los barcos
En la habitación blanca
no cierres nunca las ventanas
Que entre el viento que entre el viento
Que entre el viento que entre el viento
Que entre el viento que entre el viento



Alicia Es. Martínez Juan. En casa, caracol, tienes la tumba. Gato Encerrado, 2016. De la fotografía de la portada: Jesús del Verbo.


Poesía Nórdica (194): Jón úr Vör:





Sitio Web de la Imagen



EN MITAD DEL INVIERNO

Creí que enviscaban
rosas rojas y blancas
y el aire olía suave
en mitad del invierno.
Aquélla a quien amaba
caminaba a mi encuentro.



Jón úr Vör.

Varios Autores. Poesía Nórdica. Ediciones de la Torre, 1999.

Traducción de Francisco J. Uriz.


viernes, 30 de diciembre de 2016

Julia Navas Moreno: Ombligos y Universos (1):







DE SOSLAYO

Quieres tomar una fotografía,
observar, disfrutar del paisaje
y decir que no has estado allí,
pero llevas en tu chaqueta
una brizna de hierba que te delata,
el aroma a flores frescas
y el olor de la pólvora.
El efluvio del sudor en los cuerpos
y el de la tierra mojada.

Quieres tocar sin dejar huellas,
cardenales en mis brazos.
Ahogar los gritos
más allá de las paredes
y silenciar los disparos
que traspasarán la diana.
Quieres estar en todo momento
pero que no te salpiquen
reproches ni posibles dudas.

Quieres pisar charcos febrilmente,
sin mojarte
ni mancharte los zapatos.



Julia Navas Moreno. Ombligos y Universos. Canalla Ediciones, 2016. De la portada: Burguitos.



Teresa Ramos: Sabe la noche (1):








La memoria tiene lagunas, olvida caras, nombres
y algunos rostros de la infancia y su óxido.

Es de limbo uterino y azul de agua.

Tu memoria es desconocida para mí y las venas
que la irrigan.

Es un continente y sus lluvias. Habita en lugares
secretamente insidiosos, inconfesables. A veces le sale el sol
de media noche y regala flores al futuro.

La memoria también guarda olores, campos de heno y lluvia,
los veranos y sus frutas. El olvido de la calle del orfanato
y la luz del afán desesperado que se mece en el agua.

La memoria nos pertenece y grita el espanto del vacío,
se hace manantial en la tarde seca y de sueños de hambre,
llena las manos rotas en las cimas con sus flores.

La memoria clarea los caminos de pueblos sucios de traición,
recupera los huesos del tiempo por venir y sus argumentos.
La memoria no es roja, ni es azul, solea estirpes y libera.



Teresa Ramos. Sabe la noche. L.U.P.I. (La Única Puerta a la Izquierda), diciembre 2015. De la presentación e introducción: González Alonso.

Poesía Nórdica (193): Steinn Steinarr:




Sitio Web de la Imagen



AUTORRETRATO

Pinté un rostro en la pared
de una casa remota:
el rostro de un cansado, de un enfermo,
de un hombre solitario,
que miraba desde las paredes grises
la luz blanquecina
un instante.
Era mi propio rostro
aunque nunca lo visteis
porque pinté sobre él.



Steinn Steinarr.

Varios Autores. Poesía Nórdica. Ediciones de la Torre, 1999.

Traducción de Francisco J. Uriz.


jueves, 29 de diciembre de 2016

Carmen del Río Bravo: No ardo, me oxido... (1):




ESTOY HARTA DE BESOS
Sólo quiero
que
me incineren.





NUNCA SE CAE DEMASIADO BAJO,
nunca se llega al fondo.
Si sigues viviendo
siempre hay un punto más allá.
                     Un puto más abajo.
Y al final
                      tampoco importa tanto.

Caer es otro modo elaborado
                     de reconocerte viva.



Carmen del Río Bravo. No ardo, me oxido... Ediciones de Baile del Sol, diciembre 2016. Prólogo de Gsús Bonilla.



Jorge M. Molinero: La cuarta hija de Rosa (y 3):







                  La poesía es
un sendero que siempre
me arrastra a cuatro letras.
Atajos escarpados
acaban en la orilla
de unos labios que
nunca mudan de sabor.
Soy el hombre
más huraño si
tus pliegues me hacen hueco.

Geli.

La poesía agoniza
de lirismo entre tus piernas.
Cuatro letras.
la poesía es un disfraz
superfluo, la excusa que
susurra tu nombre.



Jorge M. Molinero. La cuarta hija de Rosa. La Penúltima Editorial, 2016.


Poesía Nórdica (192): Jóhannes úr Kötlum:




Sitio Web de la Imagen


CRUCIFIJO

Tendí mis brazos al mundo
y entonces vio el Sol
que yo tenía forma de cruz
y cogió su martillo de fuego
y sus dardos ardientes
y me clavó la humanidad mortal.

Oh, tú, sufrida humanidad doliente:
ten piedad de esta pobre cruz tuya.



Jóhannes úr Kötlum.

Varios Autores. Poesía Nórdica. Ediciones de la Torre, 1999.

Traducción de Francisco J. Uriz.


miércoles, 28 de diciembre de 2016

Poesía Nórdica (191): Ólafur Jóhann Sigurdsson:




Sitio Web de la Imagen


EL NIÑO

No te asusta el chirriar ni el silbar cotidiano
del acero afilado, de las balas certeras.

Ni tampoco percibes los gritos de ciudades
asaltadas por tropas que entran a sangre y fuego.

Pues las flores del campo te envuelven en sus brazos,
la luz de primavera te ofrece su promesa.

Te protegen la hierba y sueños inocentes
y es esa protección poderosa y total.



Ólafur Jóhann Sigurdsson.

Varios Autores. Poesía Nórdica. Ediciones de la Torre, 1999.

Traducción de Francisco J. Uriz.

martes, 27 de diciembre de 2016

Poesía Nórdica (190): Snorri Hjartarson:


Nota de David González: Con este poeta, Snorri Hjartarson, damos comienzo a la poesía islandesa.



Sitio Web de la Imagen


LA LLAMA

He llegado hasta aquí
para esconderme
aquí quiero esperar

cuido una llama roja
entre mis manos

espero a que se vuelva
hoguera
y me haga cenizas



Snorri Hjartarson.

Varios Autores. Poesía Nórdica. Ediciones de la Torre, 1999.

Traducción de Francisco J. Uriz.



miércoles, 21 de diciembre de 2016

Poesía Nórdica (189): Sigmund Mjelve:




Sitio Web de la Imagen



MANOS

Las manos son un trenzado
en torno a manos
y cuerpos, flautas,
vasos, herramientas.

Las manos son mañosas,
las manos tocan,
trabajan,
no tienen palabras.

Las manos me reciben,
con las manos recibo.

Levanto la mano
con ella mato.
Levanto la mano
te acaricia la piel.



Sigmund Mjelve.

Varios Autores. Poesía Nórdica. Ediciones de la Torre, 1999.

Traducción de Francisco J. Uriz.

Dorothea Lasky: Hola mediodía (y 3):







LA FLOR NARANJA

Entre nosotros hay
Una flor naranja

Que florece y florece
Y no puedo no quiero detenerla

Aunque la flor amarga de mi vagina
Todavía lo estropee todo

Floreciendo floreciendo
Transforma la habitación

Y me convierto casi,
Pero no totalmente, en un colibrí

Y me convierto casi, pero no totalmente,
En los pájaros verdes que desaparecieron



Dorothea Lasky. Hola mediodía. El Gaviero Ediciones, 2016.

Traducción de María Ramos.


Poesía Nórdica (188): Paal-Helge Haugen:




Sitio Web de la Imagen


MANO, DESCONOCIDA

era una mano, indudable, que
me acariciaba
el pelo, o descansaba
sobre el hombro un instante
cuando yo estaba solo

ocurrió varias veces aquel año

nunca estuve seguro de quién
era la mano, o de lo que quería
era serena y segura

después aquella mano nunca más volvió



Paal-Helge Haugen

Varios Autores. Poesía Nórdica. Ediciones de la Torre, 1999.

Traducción de Francisco J. Uriz.



martes, 20 de diciembre de 2016

She was so Bad (2): Julia González Calderón:



Nota de David González: Como es esta una antología de relatos, salvo el primer texto, lo que voy a hacer es subir el párrafo de apertura de cada uno de los relatos, con el deseo de que alguno te impulse a seguir leyendo y por tanto a hacerte con un ejemplar de este She was so Bad, editado por Aloha! Ediciones:






MIAMI BRIDGE
Julia González Calderón


Conocí a Thomas Estébanez durante mi segundo año en Miami. La cosa empezaba a írseme de las manos esa primavera. Quería entregar mi tesis de máster en el semestre el siguiente otoño y trabajaba como una desquiciada. Me iba a la biblioteca temprano y pasaba hasta doce o catorce horas allí leyendo. El caso es que la noche en que conocí a Thomas yo no quería salir, como siempre que pasa en estas historias. Había pasado dieciséis horas mirando fijamente las páginas de varios libros gracias a mi nueva medicación para el Desorden de Déficit de Atención y mis planes consistían en tomarme un par de lexatines traídos subrepticiamente de España tras las últimas Navidades y fumarme un porro con Chris viendo alguna pedorrada en la MTV, pero las españolas requerían mi presencia. Hay una fiesta latina en el T9. Si tienes nombre en español, pasas gratis. Les dije que no me apetecía. Me dijeron que Carmen había comprado farla esa tarde. Les dije que tenía que lavarme el pelo.



Varias Autoras. She was so Bad. Aloha! Ediciones, 2016.



Chapu Valderrama: Desayuno con bisutería (y 2):



SED

Fabricaron la sed
destilando nuestro sudor,
y
nos hicieron creer
que beber de un charco
gotas
de nuestra sangre
la puede saciar.







IDEOLOGÍA

Me conformo con una ideología
que no falte al respeto a mi hermana,
que no grite a mis hermanos
y no esclavice a mi madre

y nos dan polvo oscuro,
nos piden calma,
nos prometen un parnaso

y algunos sólo pedimos un hogar.

Pero parece que es mucho pedir
pedir tan poco.



Chapu Valdegrama. Desayuno bisutería. Edición de Autor, 2016.

Poesía Nórdica (187): Terje Johanssen:




Sitio Web de la Imagen


ARQUEOLOGÍA DEL AMOR

¿Qué es lo que realmente deseo?
Encontrar, cuando me inclino, un sedimento, un fósil
hermoso como una joya escondida en la tierra, una joya
de hace millones de años, un rostro, una señal

¿Una señal, un rostro?

Sí, el tono de una flauta, un rostro de música, hierba
ondulante y piedras en reposo. Una calma
Lo he visto en ti cuando te mueves, en tu
movimiento, en el perfil de tu movimiento en el fluyente
movimiento de agua, piedra, hierba, luz
No hay viento que haga girar el mundo como tú
con tu brazo corto, suave, oo con tu boca

Lo que verdaderamente deseo encontrar cuando me inclino
es una reminiscencia, una línea curva, un lenguaje directo

Nada podrá borrarse de lo que ha existido



Terje Johanssen.

Varios Autores. Poesía Nórdica. Ediciones de la Torre, 1999.

Traducción de Francisco J. Uriz.

lunes, 19 de diciembre de 2016

Jorge M. Molinero: La cuarta hija de Rosa (2):






Cada chasquido
(decían las abuelas)
de los nudillos
es un novio.

Empiezo
a pensar que
los crujidos que
arrancan ayes
a mis dedos
son el eco
de un corazón 
roto.



Jorge M. Molinero. La cuarta hija de Rosa. La Penúltima Editorial, 2016.



Dorothea Lasky: Hola mediodía (2):







QUÉ ES PEOR

Qué es peor -un hombre vulgar o un canalla
Qué es peor -un hombre que lame los dedos o uno que no
Qué es peor -estilo perrito o por el culo
No, qué es peor -su rostro o el rostro individual
Quiero decir, qué es peor -conocerte o saberlo luego
No saber nada
Oh caimán
Solo quiero que unos ojos
Miren a los míos
Qué es peor
No tenerlos nunca
O tenerlos solo en parte
Qué es peor
Esperar eternamente
Esperar eternamente
Qué es peor -nada o nada
Qué es peor
Qué es peor que nada
Qué es peor
No, qué es peor



Dorothea Lasky. Hola mediodía. El Gaviero Ediciones, marzo 2016. De la traducción: María Ramos.



Poesía Nórdica (186): Eldrid Lunden:




Sitio Web de la Imagen


SÍ CLARO

Sí claro,
mi color favorito es
el negro.
Mi jersey de diario es negro
y está tan raído
que el sostén ilumina
los rostros con los que me cruzo.

Dos vestigos tengo
en el escotado
puteo con
la felicidad,
en el de cuello cerrado
puteo con
la muerte.

Hoy me he visto en el espejo
ya no puedo ponerme negro,
está a punto de salírseme por
la cara.



Eldrid Lunden.

Varios Autores. Poesía Nórdica. Ediciones de la Torre, 1999.

Traducción de Francisco J. Uriz.

jueves, 15 de diciembre de 2016

Carmen del Río Bravo: No ardo, me oxido: Primera presentación: Mañana en Valladolid: en El desierto rojo: 21:00h:


Te recuerdo que si estás por Valladolid, o estás de paso, y te gusta la buena poesía, esa poesía sin concesiones, que te habla de tú a tú y en la que, seas de la clase social que seas, te sientes reconocida, mañana, a eso de las nueve de la tarde, en el Desierto Rojo, Carmen del Río Bravo presenta su primer libro de poemas, este Si no ardo, me oxido... editado de puta madre por Ediciones de Baile del Sol:





Para que leas una muestra de lo que Carmen te ofrecerá mañana, te dejo con dos de los poemas de este poemario sin concesiones, uno antes de la cubierta y otro después:



NO FUTURE

Apagaba el teléfono por las noches
modo avión por si alguien llamaba
             fuera por error
o enviaba un mensaje
a algún antiguo grupo.

Luego dejó de apagarlo por las noches.

Después dejó de encenderlo de día.

Sin dolor
lo guardó en el cajón,
bajó las persianas, 
cerró las ventanas.

Esta semana el cartero sólo trajo
facturas rechazadas,
la del gas, la última pagada,
y la denegación
             irrecurrible
de la prórroga del subsidio.





EL SÁBADO QUE DUERMES
el domingo estás muy guapa.
Un par
saben
que estás mucho más guapa
las mañanas de domingo
que no te han dejado
            dormir.



Carmen del Río Bravo. No ardo, me oxido... Ediciones de Baile del Sol, diciembre 2016. 




Poesía Nórdica (185): Einar Okland:




Sitio Web de la Imagen


LA PIEDRA

En este instante
yo soy la piedra
que se va al fondo.

La superficie no tiene imágenes
y los círculos han estallado.

La piedra no ansía
subir, tampoco bajar.
Pero se va al fondo.

Y mucho antes de llegar al fondo
todo es oscuridad.


que me voy al fondo.



Einar Okland.

Varios Autores. Poesía nórdica. Ediciones de la Torre, 1999.

Traducción de Francisco J. Uriz.


miércoles, 14 de diciembre de 2016

She was so Bad (1): Carmen del Río Bravo:



She was so Bad es una antología de relatos, en una edición muy guapa de Aloha! Ediciones. Curiosamente, el libro se abre con un poema. Un poema de Carmen del Río Bravo, poeta vallisoletana de la que más adelante hablaré a propósito de otro tema. Además de la poeta, colaboran con sus relatos en la antología las siguientes escritoras: María Fernanda Ampuero, Julia González Calderón, Eva Pardos Viartola, Chus Sánchez, Sylvia Ortega, Marah Villaverde, Isabel Galán, Pilar Royo, Noelia Montalbán, Noelia Olmedo Cubí, Tania Panés, So Blonde, Mika Lobo, Alicia Sánchez Martínez, Isabel G. Gamero, Ana Cuaresma, Emily Roberts, Silvia Hidalgo, Lola Robles, Anabel Gabaldón Hita y Lucy Leite. Te dejo en esta primera entrega con el poema de Carmen del Río Bravo, justo debajo de la portada de She was so Bad, que, todo hay que decirlo, va ya por su segunda edición:





MAYRE I JUST WRITE PULP
QUIZÁ SOLO ESCRIBO BARATO

barata
sensacionalista
más vísceras que en una antigua casería

                                                               en la suiza agúlica tendrían que despacharme en las carnicerías
                                                                                                                                   por la puerta de atrás

hecha polvo
haciendo polvo
golpeando como una hostia en la cara
             a mano abierta
como un tiro en el rostro del muchacho negro
               pulpa y sangre repartidas por doquier
                              pegándose viscosas sobre ti
se arranca los dientes                            muestra las encías
                             las debilidades
            desafiante

                                                                                                en la suiza neutral me dispensarían camellos      
                                                                                                a las puertas de las urgencias

si muerdes gotea de tu boca
         resbala por tus comisuras
si la extiendes por tu piel
         primero dulce        luego peeling
         hidrata                   lija

                                                                                       en la suiza frígida se me pasarían de mano en mano
                                                                                                                                              en los reservados

blasfema contra todos los dioses
              tampoco respeto a las diosas
sus fes son de carne y hueso
              se tocan                               me tocan
              bailan conmigo                   para mí
              manosean o acarician         -da igual-
                             el riesgo está en el contacto
                             el contagio en la piel
                                               manos labios boca hombros cintura cadera sexo
                                              no importa que solo sean los pies

                                                                                                          en la suiza aséptica se me intercambiarían
                                                                                                                              en los pasillos del parlamento

te ofrece como trampa una esperanza
               final casi feliz para pobres pesimistas incautas
               moralina para creyentes de vuelta
               epifanía posible
droga confusa                                    confundida
               suelta     ala          hiere       mata
adrenalina apuñalante
                           te resucita                              me resucita

                                                                             en la suiza abstemia se me pasarían en los baños de los cafés
                                                                                                                 de madrugada           contra la mañana

rumiada hasta ser
               de papel
                            puedes hacer con ella cualquier cosa                      -lo que quieras-
                                           darle forma 
                                           escupirla contra el techo     contra el cielo
                                           arrojarla contra ti                contra mí
                                                          o a la papelera



Carmen del Río Bravo.

Varias Autoras. She was so Bad. Aloha! Ediciones, octubre de 2016. De la ilustración: Valle Camacho.




Y ya que hablamos de la poeta Carmen del Río Bravo, no está de más decirte que este próximo viernes, día 16, a las 21:00h, en el Desierto Rojo, presenta su primera criatura: No ardo, me oxido... Me he pasado a la combustión lenta, editado por Ediciones Baile del Sol:








                        






Chapu Valdegrama: Desayuno con bisutería (1):



PEATÓN

Es bueno que nunca me haya sacado
el carné de conducir:

lo rojo nunca me detuvo
y en el verde me quedaría a vivir.







VÍSCERAS AL SOL

Los domingos saco mi corazón
planchado al sol
para que la pobre cansada víscera
se ponga morena.
Hoy hace un día lluvioso.
Dejo pues que llueva en el hígado:
vinos de toro,
conversación intrascendente.
Patatas bravas para el aledaño
estomacal.

El corazón tiene envidia.
Le digo que no se queje.
A todas las vísceras trato por igual:
muy mal.



Chapu Valdegrama. Desayuno con bisutería. Poemas inéditos. Edición de autor, noviembre 2016.


Poesía Nórdica (184): Jan Erik Vold:




Sitio Web de la Imagen



SOBRE CONTESTAR A LO QUE TE PREGUNTAN

Sé con cuantas
me he acostado.
(No son tantas.)
Si mi amada me pregunta
si son muchas le contesto, supongo: Bueno bueno-
para no quedarme en pelotas.
Si ella fuese más audaz y me preguntase
el número exacto, yo sabría, claro
muy bien la respuesta pero no se la daría
ni mucho menos
no se la daría así de golpe, quiero decir
que dice mucho sobre uno
tener la contestación preparada- sí, más
la respuesta instantánea que la cifra
en sí, así es que me hago el remolón
y digo: Bueno, ha habido unas cuantas
-como cuando un campesino contesta
a la pregunta de cuánto queda para llegar al pueblo.
¿O sea que uno no debe contestar
a lo que le preguntan tan directa
y abiertamente como pueda? -No
no parece que sea así.



Jan Erik Vold.

Varios Autores. Poesía Nórdica. Ediciones de la Torre, 1999.

Traducción de Francisco J. Uriz.

martes, 13 de diciembre de 2016

Poesía Nórdica (183): Arvid Torgeir Lie:





Sitio Web de la Imagen



ELLA SE HA IDO

Ella se ha ido, Su sombrero de verano se queda solo
con sus anchas alas en una silla,
está completamente inmóvil sin el rostro de ella.
De repente el sombrero había caído sobre la silla,
y no puede decir una palabra más.
Y ella se ha ido con todo su temperamento.
A veces el sombrero está preparado para escaparse,
otras veces está paciente y se mantiene inmóvil.
Voy hacia su lado y lo consuelo diciéndole:
-Espera un poquito
dentro de unos días saldremos a buscarla.



Arvid Torgeir Lie.

Varios Autores. Poesía Nórdica. Ediciones de la Torre, 1999.

Traducción de Francisco J. Uriz.



lunes, 12 de diciembre de 2016

Jorge M. Molinero: La cuarta hija de Rosa (1):



Nota de David González: La nueva y esperada entrega poética de Jorge M. Molinero, es La cuarta hija de Rosa, editado por una editorial independiente vallisoletana y que apenas empieza a dar su primeros pasos, aunque, eso sí, firmes, seguros, solo hay que echarle un vistazo a su todavía breve catálogo para darse cuenta de ella. Este libro está dividido en seis partes y cada parte consta de uno o dos poemas, por lo que son poemas demasiado largos para postear. He decidido sacar fragmentos que funcionen como poemas por sí mismos y en cada fragmento pondré como título la parte del libro de la que lo he sacado.






2/ LA MADRE

Aunque en su regazo yo no tenía un sitio de privilegio,
a escondidas
me alcanzaba las golosinas sin azúcar y rascaba mi cicatriz.
               Mamá Loba
nos acogía a todas en su cama
los domingos por la mañana.

Se trataba de eso,
de matar al padre;
expulsarle de su trono, robar
su sitio en los pezones de Mamá Loba.

Desesperado, herido, Saturno
al final se exiliaba a por el pan y El País
para, encima, traernos de vuelta unos churros.

Sólo yo me vestía y le daba la mano.

En el ascensor, mi padre me revolvía el pelo.



Jorge M. Molinero. La cuarta hija de Rosa. La Penúltima Editorial, 2016. Portada: Celia Martín Catalina.


Dorothea Lasky: Hola mediodía (1):







VIDA NEGRA

Naces y es una vida negra
Llena de abusos y cosas extrañas
Los monstruos se te acercan en cuanto entras
Bocas abiertas y dedos que destrozan
Oscuros monstruos púrpura tan llenos de sangre
Que son de un oscuro color rojo azulado

Creces y es una vida negra
La observas
Estás rodeada de muerte y ateísmo
Estás rodeada de gente que ha malinterpretado la ciencia
En su propio beneficio
Hay monjas, pero son las monjas del aire

Mueres y lo haces
Desde una vida negra
Dejas esta y pasas a la siguiente
La nada lo envuelve y evapora todo
Con la facilidad de algo
Que ya ha hecho esto antes

Me marcho y soy una vida negra
Te dejo porque no me necesitabas
Y yo quiero
Ser la que tú me hacías ser
Pero tú nunca me hiciste
Fue esta vida la que me hizo
Ser la que soy ahora



Dorothea Lasky. Hola mediodía. 



Poesía Nórdica (182): Kate Naess:




Sitio Web de la Imagen



ESTAMOS EN LA PISTA

Estamos en la pista
de una nueva y mejor realidad
que al parecer no está muy lejos de aquí
Es de esperar que esté
en la cercanía de
lo que entiende el corazón.



Kate Naess.

Varios Autores. Poesía nórdica. Ediciones de la Torre, 1999.

Traducción de Francisco J. Uriz.


jueves, 1 de diciembre de 2016

Poesía Nórdica (181): Stein Mehren (y 2):






PARA QUIÉN ESCRIBES

No escribo poesía por la poesía
El poema que lleva las señas de Nadie no llega a ningún lector
Pero el poema tampoco va dirigido a las direcciones
demasiado claras, a las más conocidas...

A los correligionarios se les escriben opiniones
A los amigos se les escriben confidencias
y a los conocidos se les escribe lo ya conocido
¡Yo escribo a Uno! ¡Dirección desconocida!

Escribo para aquel que sé que he de alcanzar
Mi lector desconocido. Aquel que encuentra el poema
inesperadamente como una botella con mensaje en el mar del tiempo
y sabe: ¡Esto se ha escrito expresamente para mí!

No como una respuesta a una pregunta conocida
sino como palabras nuevas a una pregunta desconocida
que busca y rebusca dentro de mí... Porque así es
yo escribo un poema para el más próximo de los lectores

El que abre el poema, ahora, mañana o
dentro de cien años. Él es el desconocido
que puede reconocerme. ¡Él sabe que este
precisamente este poema lo ha buscado a él!



Stein Mehren. Afinidades afectivas. Libros del Innombrable, 2002.

Traducción de Francisco J. Uriz.


Poesía Nórdica (180): Stein Mehren (1):





HACIA UN MUNDO DE LUZ

Para el que ama
las estaciones del año son puertas abiertas
y tú tienes que entrar

Y todo lo que amas
nacerá de ti
si tienes tiempo y te atreves
a amar todo lo que crece en ti

Porque tú eres el
que ama y es amado
el que siembra y es sembrado
Hacia un mundo de luz
va tu vida. Semilla y oscuridad, ambas



Stein Mehren. Poesía Nórdica. Ediciones de la Torre, 1999.

Traducción de Francisco J. Uriz.


miércoles, 30 de noviembre de 2016

Jack Kerouac: Mundo soplado por el viento (y 6):






LONG ISLAND

EL TRANCE EN MI EXTRAÑA CASA
La noche del eclipse de luna, 12 de abril de 1949, 11 PM, tuve un sueño y un trance, en mi extrañísima casa de Ozone Park... y con eso quiero decir que de pronto se trataba de la misma casa ambigua de mis sueños, con muchos significados y existencias, como una excelente palabra bien plantada en una línea de prosa o poesía. Era la misma casa que en ocasiones tiembla... y que en vez de encontrarse en Crossbay Blvd., quedaba en los confines del mundo.
    Más temprano ese día, aquel al que conocemos como Allen Ginsberg y yo, discutimos acerca del "extraño velado". Esto parte de un sueño que tuve sobre Jerusalén y Arabia hace mucho tiempo. Viajando por un camino polvoriento del desierto blanco, desde Arabia hasta la Ciudad Protectora, vi que inexorablemente era perseguido por un Caminante Encapotado con una vara, que lentamente ocupaba y atravesaba las llanuras a mis espaldas, levantando lentamente una cortina de polvo. No sé cómo me di cuenta de que me seguía, pero si llegaba yo a la Ciudad Protectora antes de que me atrapase, sabía que estaría a salvo. Pero esa es otra cuestión. Esperé en una casa del otro lado del camino para abordarlo, con un rifle: pero sabía que ninguna arma me salvaría. Allen quería saber quién era y qué significaba todo esto. Yo me aventuré a decir que era

    "LEJOS, AL OTRO LADO DE UN PAISAJE PERDIDO"

simplemente uno mismo, escondido tras un velo.



Jack Kerouac. Mundo soplado por el viento. Editores Argentinos, 2015.

Traducción de Martín Abadía.


Robert Crumb: Héroes del blues, el jazz y el country (y 3): Shelor Family:









Robert Crumb. Héroes del blues, el jazz y el country. Nórdica Libros, 2016.


Poesía Nórdica (179): Kjell Heggelund:




Sitio Web de la Imagen



DISCULPAS

Tú no puedes exigirme
oro ni plumas ni estepas infinitas
en cambio yo tengo mucho que ofrecerte:
perdón, disculpas, etc.
y cuando todo eso se haya gastad
una nueva ronda:
perdón, disculpas, etc.
así es que ya ves
que no puedo ofrecerte gran cosa



Kjell Heggelund.

Varios Autores. Poesía Nórdica. Ediciones de la Torre, 1999.

Traducción de Francisco J. Uriz.

martes, 29 de noviembre de 2016

Ana Pérez Cañamares: De regreso a nosotros (y 4):



Quererte no me servirá
para comprender el amor

también los buceadores
olvidan la idea del mar.






De cada continente pasan náufragos
bajo el cielo de nuestra ventana

sus voces hilvanadas sobre el agua
son faros que nos llaman a tierra

pero no queremos, no queremos
la protección de playas o de puertos

a este océano de sábanas
no hay península o sirena

que lo interrumpa en su santo regreso
hacia nuestra soledad y la noche.



Ana Pérez Cañamares. De regreso a nosotros. Ya lo dijo Casimiro Parker, octubre 2016.



Robert Crumb: Héroes del blues, el jazz y el country (2): Lil Hardin:










Robert Crumb. Héroes del bues, el jazz y el country. Nórdica Libros, 2016.



Poesía Nórdica (178): Georg Johannesen (y 2):





Sitio Web de la Imagen



LOS MALOS TIEMPOS

Tú:
En los malos tiempos
sólo hablan los inteligentes
Dicen: Aquí pueden
salvarse unos pocos

En los malos tiempos
sólo cantan los tontos
Cantan así: Es hermoso
que la hierba sea verde

Yo no canto
Yo no hablo
Los sabios callan
en los malos tiempos

Yo:
En los malos tiempos
yo no soy sabio
Canto y hablo
de los malos tiempos.



Georg Johannesen.

Varios Autores. Poesía Nórdica. Ediciones de la Torre, 1999.

Traducción de Francisco J. Uriz.

lunes, 28 de noviembre de 2016

Jack Kerouac: Mundo soplado por el viento (5):






LUN. 18- Hoy en la oficina había un cable de Lucien: -"Sin disciplina Kerouac será poca cosa. De pie, hombre, no languidezcas en estos debilitantes rosales de la vagancia".
    ¿Qué es eso? - Lo sé bien - Una vez más Lucien tiene razón. Se refiere a que mi trabajo, primero, está excesivamente influenciado por ideas poéticas pretenciosas, y la falta de disciplina que hay en eso. Segundo, habla de mi ser... de que esté "cejando" en mi alma y volviéndome haragán allí; que yo no imponga disciplina a mi alma en beneficio de la decencia y la forma, un regreso a su vieja idea sobre mi "completa desacreditación". Sordidez. Etc. Qué extraño que él piense en mí, en cualquier caso, aun cuando no sé con certeza qué es lo que realmente quiere decir. ¿Quién lo sabe alguna vez?
    Trabajé en casa de Bob, escribí un pasaje corrector para Kenny Wood, volví a casa a las 3 AM.



Jack Kerouac. Mundo soplado por el viento. Editores Argentinos, 2015.

Traducción de Martín Abadía.


Robert Crumb: Héroes del blues, el jazz y el country (1): Son House:










Robert Crumb. Héroes del blues, el jazz y el country. Nórdica Libros, 2016. Textos de Stephen Calt,  David Jasen y Richard Nevins. Introducción de Terry Zwigoff. Traducción de Ana Momplet Chico... Contiene CD con 21 canciones.









POBRE DE AQUEL QUE MIRE y VEA CLARO

Es cierto que habitamos tiempos sombríos. En muchos aspectos, por supuesto: qué decir de organismos transnacionales, de tratados de libre comercio, de tráfico de personas, de cierres de fronteras, de vallas con concertinas, de recortes en sanidad, en educación, de etcétera, etcétera, etcétera. Y entre esa niebla espesa, deambulando quizás a tientas, como aprendiendo a caminar entre lo oscuro, la poesía. No en vano, decía Pierre Bourdieu que en la nueva manera de hacer política que está por inventar, los poetas deben tener un papel insustituible, pues deben ser los encargados de dar fuerza simbólica a través del arte a las consecuencias, todavía invisibles, pero científicamente previsibles, de las medidas políticas inspiradas en el neoliberalismo. Y de momento, dadas las condiciones de oscuridad, la poesía (o al menos parte de ella) sólo puede conseguir lo que Bourdieu pronosticaba aprendiendo a moverse en las tinieblas, como los espectros, cuyas huellas (recordemos) nunca se borran. Pues al fin y al cabo, el mejor lugar para ver quién o qué deambula bajo los potentes focos del poder es un espacio externo, donde las luces todavía permanecen apagadas, por voluntad propia o ajena, es indiferente, pero apagadas. Así, la poesía (esa fracción de la poesía) no grita ni arma escándalo, no hace ruido ni aspavientos, más bien susurra, que hoy en día es lo mismo que decir que no tiene espacios televisivos propios, que no ocupa debates en medios de masas, que no se expone en las cristaleras de las grandes superficies, que no aparece en grandes vallas publicitarias en las avenidas de las ciudades, y ese tipo de cosas. Donde el mundo avanza y se reproduce sin poesía, muy probablemente, esta aprende a ofrecerse como poesía sin mundo. Esto es: poesía que no participa de esa manera concreta de funcionamiento del mundo, que huye de los cauces simbólicos de expresión habituales, que reniega del lenguaje del poder, pero no del poder del lenguaje. Y entonces, consciente de sus posibilidades y desde la tranquilidad de saberse invisible, asesta el golpe (simbólico, por supuesto), es decir, se ofrece a empujar (también simbólicamente, o no).

La selección de Alberto García-Teresa en Disidentes transita estos siempre afilados bordes de la discrepancia, acogiéndose a ese presupuesto guevariano de sentir en lo más hondo toda injusticia cometida contra cualquiera en cualquier parte del mundo. Esta es la antología que recoge, como bien queda señalado en las breves palabras preliminares, todas las voces que de manera central, constante o bien e tramos amplios de su trayectoria, han hecho en su práctica poética del verso una expresión de disidencia y de antagonismo, es decir, una crítica a la estructura socioeconómica, política y cultural actual. Ochenta escritores que han entendido la poesía como espacio de confrontación, de denuncia, de respiración, de indagación en la construcción de lo real y en la consciencia colectiva, de escape y que también, a la vez, han intentado (y conseguido en mucho casos) abrir miras hacia un horizonte que, con Galeano (y junto a tantos otros), sirve para caminar: “Pues / saber que no sucederá / no interrumpe el deseo / lo espolea”, dice un poema del antologado Méndez Rubio.

Disidentes no hace Canon, al menos no en mayúsculas. Disidentes ensancha los márgenes y señala a quienes los habitan junto a ella, como diciendo aquí estamos y aquí nos vamos a quedar, desde aquí hablamos y desde aquí vamos a seguir hablando, como revelando, con Olalla Castro Hernández, que “Fuimos brujas. Amantes. Compañeras. / Y ardimos juntas, mientras ellos temblaban”, como asegurando, con Ángel Petisme, “Mirad, es imposible cambiarnos con el cañón de un tanque”, como recordando, con David González, que “Mi otro abuelo / estuvo preso en Oviedo. / En la cárcel provincial. / Después de la guerra”, como asegurando, con Paz Cornejo, que “Hay un lugar donde circunvalación / sustituye a horizonte, / donde se amasa tiempo / en transportes públicos”, como preguntándonos, con Antonio Orihuela, “Cómo se puede pensar en el futuro si es de los bancos, / en el presente si es de los políticos, / en el pasado si es de los criminales” o como llegando a la certeza, con Riechmann, de que “Hacemos / como que no pasa / nada, y lo que está pasando / es la demolición / del mundo” (137). Entretejida, esta red de discursos reclama un detalle que a veces es olvidado: la voluntad crítica en poesía no se manifiesta siguiendo una opción estética determinada (realista, por así decir el pensamiento prototípico en este sentido), sino de formas muy diferentes: no es análoga la poética de Isabel Pérez Montalbán a la de Arturo Borra, la de Gsús Bonilla a la de María Ángeles Maeso, la de Begoña Abad a las de Juan Carlos Mestre o Jesús Ge. No. Y es que, al fin y al cabo, como dijera Enrique Falcón (también antologado), “Un poema político no tiene por qué ser “transparente. / No es necesariamente en lo transparente donde siempre acaece una comunicación. / No siempre en lo ya conocido se producen los encuentros. / Y no necesariamente en la claridad, el abrazo y la protesta”.


Disidentes es la antología de la resistencia frente a un orden social injusto que expulsa de su funcionamiento todo discurso que choca frontalmente, e incluso tangencialmente, con sus presupuestos, la antología que reclama nuevas poéticas y nuevas políticas, en definitiva, la antología de unos tiempos sombríos en que no hay peor noticia que mirar el mundo y verlo claro.


Raúl Molina Gil.
28/11/2016 en Rebelión.