Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Necesitáis personas como yo... Necesitáis personas como yo para señalarlas con el dedo y decir: Ese es el malo... Y eso, ¿en qué os convierte a vosotros? ¿En los buenos?... No sois buenos... Simplemente sabéis esconderos. Sabéis mentir... Yo no tengo ese problema. Yo siempre digo la verdad, incluso cuando miento:

Tony Montana
Cómo ha cambiado irremediablemente mi vida. Siempre es el último día de verano y me he quedado fuera en el frío sin una puerta para volver a entrar. A lo largo de mi vida he dejado pedazos de corazón aquí y allí y ahora apenas me queda el suficiente para seguir viviendo. Pero fuerzo una sonrisa, sabiendo que mi talento sobrepasaba con mucho mi ambición. Ya
no hay caballos blancos ni mujeres guapas en mi puerta:

Georges Jung

martes, 22 de diciembre de 2015

Sorpresas Navideñas (2):






La cosa es que el otro día estuve en un recital de poesía aquí en Córdoba y un chaval leyó un poema tuyo y

Jesús, un tío a quien conocí hace ya unos cuántos años en Córdoba y al que le tenía un poco perdida la pista, un poco mucho, se decidió a enviarme esta felicitación de Navidad. Cosa que le agradezco de veras, deseándole asimismo:  UNA MUY, MUY FELIZ NAVIDAD Y UN ESTUPENDO AÑO NUEVO. 

Me maravillan estas cosas, en serio. Que un chaval lea un poema mío en Córdoba. Que lo escuche un amigo del que no sabía nada hace mucho tiempo. Que ese amigo se decida a enviarme esto. En fin. La poesía, aunque sea la mía, siempre tendiendo puentes. Así que como no sé qué poema mío leyó el chaval para reproducirlo aquí, voy a postear uno inédito, un texto un tanto amable teniendo en cuenta los temas sobre los que suelo escribir:


                              TESOROS

                              mi memoria es
                              una caja
                              de máxima seguridad
y                            en ella guardo
                              mis más preciados tesoros:

                              todos aquellos
                              que me hacen
                              pensar en ti
o                            en nosotros:

                              mi memoria es
                              a prueba de cuentistas
                              estafadores o ladrones:
                              solo se abre

                              con el corazón:


                              David González. Inédito, 2015.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.