Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Necesitáis personas como yo... Necesitáis personas como yo para señalarlas con el dedo y decir: Ese es el malo... Y eso, ¿en qué os convierte a vosotros? ¿En los buenos?... No sois buenos... Simplemente sabéis esconderos. Sabéis mentir... Yo no tengo ese problema. Yo siempre digo la verdad, incluso cuando miento:

Tony Montana
Cómo ha cambiado irremediablemente mi vida. Siempre es el último día de verano y me he quedado fuera en el frío sin una puerta para volver a entrar. A lo largo de mi vida he dejado pedazos de corazón aquí y allí y ahora apenas me queda el suficiente para seguir viviendo. Pero fuerzo una sonrisa, sabiendo que mi talento sobrepasaba con mucho mi ambición. Ya
no hay caballos blancos ni mujeres guapas en mi puerta:

Georges Jung

lunes, 21 de diciembre de 2015

Sorpresas Navideñas (1):


Esta mañana, la cartero de mi barrio me dejó en el buzón lo que no dudo en calificar de auténticas sorpresas navideñas. La primera procede de Zamora, ciudad en la que tengo grandes amigos escritores, y consiste en un sobre que contiene esta postal, con unas hermosas palabras que me guardo para mí:




                                                                                                                                 y que contiene también, y esta es una sorpresa dentro de otra, un poemario de mi admirada Ana Vega, en concreto este poemario:





Nunca se me ocurre qué decir ante estas hermosas sorpresas que, sean por Navidad o no, a veces me depara la vida, la gente. Son cosas que me desarman. Porque no cuento con ellas. Quizá porque no creo merecerlas.  No sé. De ahí que nunca se me ocurra otra cosa que dar las consabidas gracias. Así pues: GRACIAS, MUCHAS GRACIAS, a LUIS LABRADOR por estos regalos que ya guardo en mi corazón. Y nada mejor que compartir aquí estos dos poemas incluidos en el desgarrador libro de la poeta Ana Vega:


                                                                                                              
Y en mí
continúa
tu presencia.
El frío acecha
terrible
hasta los huesos.
La piel desiste.

(pág. 18)


Lo intento de nuevo.
Tanteo,
firme el paso,
y cuando al fin
me decido a mirar
ya no hay reflejo,
no queda nada.
El cristal se cierra
sobre sí mismo
como una verdad implacable.

(pág. 35)


Ana Vega. Breve testimonio de una mirada. Amargord Ediciones, 2010. Prólogo de Francisco Alba.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.