Dibujo de COVADONGA LÓPEZ CANALES

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

viernes, 11 de diciembre de 2015

PJ Harvey & Seamus Murphy: El hueco de la mano (1):


LA ALDEA ABANDONADA

Creí ver a una joven
entre dos murallas agujereadas de viruela.

La busqué en la casa blanca
que desmigaba barro del techo que se derrumbaba.

En un clavo en la cocina
un delantal deshilachado.

La cáscara de una muñeca de paja
colgaba del techo.

Le pregunté a la muñeca qué había visto
Le pregunté a la muñeca que había visto

Busqué a la joven en el piso de arriba. Encontré
un cepillo, flores secas, un ovillo de lana roja

desenredándose. Un círculo había crecido
a través de la ventana,
en la repisa de la ventana una fotografía

en blanco y negro, pero le falta la boca,
deteriorada y descascarada, hecha una nada blanca.

Le pregunté al árbol qué había visto
Le pregunté al árbol qué había visto





BAILE EN LA MONTAÑA

Los niños se agachan
en las laderas de hierba seca
para ver bailar a sus padres.

El bailador más viejo
se quita el sombrero de fieltro
para ponerse un vaso de agua

en la cabeza.
Pisotea la tierra, muestra sus dientes.
Quiere despertar a los muertos.

En el calor terrible
los tambores hacen más ruido, tocan más rápido.
Algo de agua se derrama

mientras él se arrodilla
frente al más anciano de la aldea,
manchas oscuras en su camisa.

Y entonces se levanta
para pasarle el vaso
a su hijo mayor.



PJ Harvey & Seamos Murphy. El hueco de la mano. Editorial Sexto Piso, 2015.


Nota de DG: Otro regalo para cualquier lector de poesía. Yo me lo he tenido que regalar a mí mismo, como una de las dos únicas compras que me concedo en estas fiestas navideñas del consumo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.