Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

viernes, 25 de diciembre de 2015

Degeneración Salvaje (1): Un poema de Gema Fernández Martínez:


Alberto Claver, de quien hablé ayer, es, asimismo, el alma mater de Degeneración Salvaje, antología de poesía recién editada y que reune a las siguientes voces poéticas: Gema Fernández Martínez, Iyán Vigil, Pablo X. Suárez, Laura Fjäder, Kiko Martínez Quintana, Víctor Cuetos, Lucía M., José Yebra, Laura Marcos Domínguez, Pablo Benavente, David Suárez, Annamária Ardelean, Alberto Claver, David González y Escandar Algeet. Ya se puede comprar por solo 10 pavos en las siguientes librerías de Gijón: La Revoltosa, Paradiso, La Buena Letra y De Bolsillo. Su cubierta:




CANCIÓN DE LA BIEN A(R)MADA

Estoy armada.
Tengo mis ojos, dos manos
de arcilla,
una cicatriz en el lacrimal izquierdo
entre las dos orillas del Orinoco
y un paladar de tiro semiautomático.
Estoy armada
y tengo dos piernas fuertes
que merecen los Apeninos
porque saben escalar y correr
hacia delante.
No intentes frenarme.
Mi calibre es del 82
y tiene las tapas duras
y un disparo
certero.
Estoy armada y soy viorrápida,
peliaesdrújula, digna de tener.
Estoy armada de pies a cabeza
de útero a corazón
y mi furturo es una 9 mm
para (b)ellas.
Las de ayer, las de hoy,
nosotras, todas.
Estoy a(r)nada, pero no te confíes...
Desa(r)mada también puedo ser muy puta
si me niegan mi lado de la cama.



Gema Fernández Martínez.

Varios Autores. Degeneración Salvaje. Diciembre de 2015.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.