Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

lunes, 19 de octubre de 2015

Vamos a contar verdades (1): Los "Poetas" de Derechas:



LOS “POETAS” DE DERECHAS



Sobre la cuestión que voy a plantear y a poner sobre el tapete, y si escribo tapete es porque me da la impresión de que esta sociedad se ha transformado en una especie de casino en el que siempre ganan los mismos, es decir, la banca, tú tendrás tu propia opinión, que quizá coincida con la mía, que quizá nolo que importa es que tengas una, LA CUESTIÓN ES LA SIGUENTE: Si uno, tú o yo o quien sea, milita en el partido político que gobierna su nación, un partido de derechas, heredero directo de la dictadura franquista, que, entre otras mierdas, no tiene reparo alguno en echar de sus casas, a la puta calle, a familias enteras, familias humildes por supuesto, y que no tiene reparo alguno tampoco en asesinar, esta es la expresión correctaasesinar, aunque sus crímenes queden impunes, a no sé cuántos enfermos del hígado por no adquirir a tiempo un medicamento que les hubiera salvado la vida, y si, además, ese individuo, tú o yo o quien sea, formó parte de un gobierno, como secretario de cultura, que embarcó a su país, España, en una GUERRA ILEGAL que ha costado, calculo, cientos de miles de muertos entre la población civil del país al que se declaró esa GUERRA, a todas luces, ILEGAL, muertos que todavía hoy, octubre de 2015, siguen goteando y manchando de sangre las manos y las conciencias de todos aquellos que, por activa o por pasiva, en especial de los que formaban parte de ese gobierno en ese tiempo, dieron su conformidad o volvieron la cara hacia otro lado mientras su presidente decidía aliarse con otros dos asesinos, también impunes, y, ya digo, entrar en guerra, LA CUESTIÓN ES LA SIGUIENTE: ¿Tiene derecho, legítimo derecho, ese individuo, tú o yo o quien sea, a calificarse o a que lo califiquen de POETA? No solo eso: ¿Es justo que ese  individuo, me resisto a llamarlo poeta, merezca, además, en pago a sus servicios, y no a su “poesía”, del montón, un premio nacional de poesía? Así que como todo esto, y más que iré desvelando de cuando en cuando, me causa tal pena, tanta tristeza, le dedico estos dos poemas, con todo mi asco y repugnancia, a estos pequeños, menores, “poetas” de derechas, los poetas de la cortede cualquier corte, gobierne quien gobierne, y sino fíjate, aunque les cuadraría más el de fascistas. El primer poema se titula 


            LA RAZÓN

            el anciano poetiso
            ochenta y muchos
            es el primero
            en salir a rapsodiar

            pero antes de eso
            a modo de ars poetica
            nos confiesa que
            aunque desconoce la razón:

            yo no sé escribir
            en verso libre:

            a la mujer
            que está a mi lado
            se le escapa
            este sucinto comentario:

            es de los de franco:

            he ahí
            pienso
            la razón:




            OBSCENIDAD

            el anciano poetiso
            ochenta y muchos
            fue el primero
            en salir a rapsodiar:

            es de los de franco

            se le escapó
            a una mujer a mi lado:

            de los de franco:

            entonces me acordé
            de alex me acordé
            de miguel me acordé
            de mártires en las cunetas

y          sentí vergüenza ajena
y          propia y
            por primera vez en mi vida
            llegué a pensar en la poesía

            como en un insulto:



             David González, dos poemas inéditos del Cuaderno 3 del ciclo autobiográfico Los que viven conmigo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.