Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

sábado, 17 de octubre de 2015

Tocayos:




Abrir pasos… poéticos. Leire BilbaoJavier Gallego “Crudo”Ada SalasMaría do CebreiroVíctor M. Díez y Juan Carlos Valle “Karlotti· recitarán y comentarán sus últimos trabajosAna Curra, acompañada por el músico César Scappa, ofrecerán una lectura de poemas de El Ángel. De la mano de la Embajada de México y del Instituto de México en España, Jesús Carmona Robles también compartirá sus poemas. De la mano de Fundación Repsol, David González ofrecerá una lectura de su último libro, en colaboración con la Asociación Argadini.

Encabezo este post con un párrafo extraído de un diario nacional, en el que se hace referencia a la poesía que se podrá escuchar en el próximo Festival Eñe 2015, o al menos a parte de ella. Como podrás comprobar por ti mismo, Manuel Rivas, director del Festival de este año, ha tenido la deferencia de invitarme a recitar poemas de mi  último libro. Cosa que le agradezco, como es natural. Ahora bien, hay algo que me molesta y que no es la primera vez que me sucede. Y es el hecho de que, por alguna razón que se me escapa, quizá por ahorrar papel, en la prensa escrita se suele omitir mi segundo apellido. El apellido que figura junto a mi nombre en las portadas de mis 5 o 6 seis libros editados. Y ese apelllido que, por otra parte, no me negarás se podría calificar de poético, es LOBO. EN otras palabras, mi nombre artístico es DAVID GONZÁLEZ LOBO. Me molesta que se omita, no sé si consciente o inconscientemente, mi, como digo, segundo apellido. Y me molesta, entre otras cosas, porque no me agrada la posibilidad de que mis lectores puedan confundirme con otro poeta, si se le puede dar ese nombre, que también se llama DAVID GONZÁLEZ y que por lo poco que sé de él, ni siquiera tiene un artículo en la Wikipedia, es que se trata de un macarra que escribe, si eso se puede denominar como escritura, pues eso: macarradas. Por lo que agradecería, a quien corresponda, que en los festivales de alta alcurnia y rancio abolengo a los que me invitan, se enviara a la prensa escrita mi nombre completo, esto es: DAVID GONZÁLEZ LOBO. Y a los periodistas, lo mismo, que no se comieran mi segundo apellido: LOBO, repito. Esta confusión, por ponerte un ejemplo, hizo que en cierto festival, al omitirse mi segundo apellido, cierta periodista me confundiera con el otro DAVID GONZÁLEZ, y lo peor, para mí, que decidiera entrevistarle a él, que ni siquiera había sido invitado al festival al que hago referencia, en vez de entrevistarme a mí. Es por esto que finalizo ya este discurso con el enlace a la Wikipedia, donde figura un artículo dedicado a mi excelsa palabra, que, a buen seguro, evitará esta lamentable confusión entre dos poetas cuya obra dista tanto la una de la otra como el cielo del infierno. Así que hazme el favor, si eres periodista o director de festivales de poesía, de pinchar sobre el siguiente link: DAVID GONZÁLEZ LOBO. Porque, realmente, estoy muy harto ya, el otro David González diría "hasta los mismísimos cojones", de esta absurda historia. Gracias.


David González, a 17 de octubre de 2015.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.