Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

domingo, 20 de septiembre de 2015

Santiago Sastre: Poeta en Jamón York (y 2):




TEORÍA DEL JUNCO

A Antonio Martínez Ballesteros


Me gustaba arrancar juncos con mi padre
cuando era pequeño.
Olía su raíz.
Los abría para ver su pelusilla blanca.
Con ellos me hacía una escopeta
o cualquier otro juguete.
A veces estaban en casa
enhebrando los churros como un hilo.
Ahora sé que me gustaría ser como un junco:
flexible, no como un tronco
que se mantiene en sus trece
ajeno a la ventisca de la vida,
y débil, aunque bien agarrado al pensamiento,
como dice Pascal.
Si también quiero ser un junco
es porque mi vida es un anuncio
de la carne fluvial de estar contigo.



Santiago Sastre en Poeta en Jamón York (Ed. Celya, agosto 2015).


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.