Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

martes, 15 de septiembre de 2015

La Generación Encantada (25): Escandar Algeet: y toda esa mierda (2):






APENAS ESTE DISPARO

Tu incapacidad de arranque y sudor
juega a los anhelos constantes como un viejo contador de sueños
atascado
una y otra vez
en el mismo barrizal de utopías
que día a día
se van quemando.
Con él.

Así que toma, enciéndete un cigarro
y no pienses demasiado en ello.
No vaya a ser que.

Desde la cuneta podrás ver el saludo fúnebre de las cosas que no harás
mientres te bebes una cerveza
y ves las noticias del fútbol.
Doy gracias a la pornografía que me ha enseñado tanto.
Y a la tecnología por reinventar la solidaridad.
Entre hermanos.
Malditos hijos de Caín.

Menudo cocktail molotov de gasolina y alcohol
que te has marcado como vida, cabrón.

Luego, en tu decorado de cenizas contra el fuego,
en tu capa de plástico contra la realidad,
en tu concepto anticonceptivo del amor
podrás decir
que en tu metro cuadro de inmovilidad
poseíste muchas cosas
incluida
la poesía triste de quedarte parado
a observar
mientras todos los demás se partían la cara,
los años
y la razón
por sembrar un mínimo de humanidad que alisara el camino.
Que lo acolchara de suavidad para ti.
Que fabricara el confort y el regazo
en donde vivir, cansado,
preguntándote por qué luchar.
Mientras ellos seguían luchando.

Verá, su majestad, que aquí los harapos vienen por dentro
mendigueándote la miseria
y después
nunca
se van.

Te vas a quedar sin excusas para tanto naufragio,
te vas a asfixiar entre impagos y justificaciones,
te vas a morder las uñas bajo el alpiste de los no puedo más,
pero lo triste
es que solo los tristes se alegran de compartir su tristeza.

Es decir
-y con esto apunto a mi cabeza antes de disparar-
tú, chaval, no sientes pena.

Tú, solo, la das.





Escandar Algeet en y toda esa mierda (Ya lo dijo Casimiro Parker, mayo 2015).


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.