Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

sábado, 5 de septiembre de 2015

Javier Das: Todas las ciudades y París (2):



    Mi madre está sentada en la mesa de un café, con una jarra y una taza delante de ella. La taza de mi padre, su tabaco (Chesterfield, creo reconocer el logotipo) y su mechero, son también visibles. Hay un cenicero de cristal a la derecha de la mesa, sobre la carta plegada del café. No parece haber ninguna colilla dentro aunque sí restos de ceniza, lo que puede indicar que mi padre sostenía un cigarro en el momento de realizar la foto. La gabardina de mi madre reposa doblada sobre el respaldo de una silla y hay un plato con azúcar en el centro de la mesa. Por muchos que parezcan estos datos, ninguno daba la información que buscaba desde un principio: saber cuál era el café o restaurante exacto donde entraron a tomar un chocolate caliente, único dato del que tenía certeza por habérmelo contado mi madre en su momento.





    Dos fotos nos muestran la Place du Tertre, la que fuese plaza mayor del pueblo de Montmartre. La primera de ellas, tomada desde una de sus esquinas, se centra en la aglomeración de pintores que cada día intentan vender cuadros a los turistas. Hay bodegones con flores, lugares turísticos de París, paisajes, copias de cuadros famosos e incluso caricaturas. No dudo que alguno de los pintores que se instalan allí cada día sientan de verdad el trabajo que hacen, pero el aspecto que da la plaza, al mens el que me da a mí, es el de una fábrica de cuadros hechos rápidamente para sacar el mayor beneficio, una fábrica al aire libro que se aprovecha del halo bohemio que transmite el lugar. En la segunda foto mi madre habla por teléfono. Estoy casi segur que al otro lado estamos mi hermana o yo. No puedo recordar esa conversación pero algo me dice que era con nosotros con quien hablaba.



Javier Das en Todas las ciudades y París (2015).



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.