Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

martes, 1 de septiembre de 2015

Daniel Sancet Cueto: Palabras condenadas a morir en los labios:


laa sábanas alborotadas
buscan huecos donde nadie las observe
las luces desgastadas
enganchadas a su piel
la pintan de un moreno que anochece
y se estira distraída
ofreciéndole la espalda al techo
desnuda como un cuchillo
silenciosa y alejada del fervor incandescente
de los ojos
que la miran en silencio


   ... se enmarañan hasta las patas de araña en su pelo,
                                      cuando besa tiembla el suelo...




su cuerpo menudo
dormido
colmando de calma mi agitado temblor
efervece como un analgésico
absorbe el calor del volcán inquieto
en el que habito
se duerme arrastrándome a su lado
precipitándome a un mar relajante
sin negro sobre blanco
sin pesadillas
asesina mis miedos constantes
y todavía no es consciente
de ello
          
          ... el mejor de los pecados el haberte conocido,
                      tú no eres sin mí, yo solo soy contigo...



Daniel Sancet Cueto en Palabras condenadas a morir en los labios (Ediciones del 4 de agosto, febrero de 2015).


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.