Diseño de portada: INÉS PRADILLA sobre una Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Necesitáis personas como yo... Necesitáis personas como yo para señalarlas con el dedo y decir: Ese es el malo... Y eso, ¿en qué os convierte a vosotros? ¿En los buenos?... No sois buenos... Simplemente sabéis esconderos. Sabéis mentir... Yo no tengo ese problema. Yo siempre digo la verdad, incluso cuando miento:

Tony Montana
Cómo ha cambiado irremediablemente mi vida. Siempre es el último día de verano y me he quedado fuera en el frío sin una puerta para volver a entrar. A lo largo de mi vida he dejado pedazos de corazón aquí y allí y ahora apenas me queda el suficiente para seguir viviendo. Pero fuerzo una sonrisa, sabiendo que mi talento sobrepasaba con mucho mi ambición. Ya
no hay caballos blancos ni mujeres guapas en mi puerta:

Georges Jung

miércoles, 15 de julio de 2015

La Generación Encantada (14): Carlos Salem: El amor es el crimen perfecto (2):




NO ES

No son los gritos
que afinan el diapasón de mis oídos
cuando gozas,
ni la elasticidad salvaje
con que escalas
los peldaños de mis ganas.

No es tu aletear por dentro
cuando se lanzan al vuelo
tus manadas,
ni la gloria de escribirte los poemas
que te tocarán
cuando te tocas.

No es tu abrazo de koala,
que me libera como nunca
si me atrapas,
ni el color imposible de tus ojos
al correrte con furia de cascada.

No es la espalda,
en la que tallo con mordiscos
mis mejores palabras,
ni siquiera el placer inédito,
casi culpable,
que me regalan tus mamadas.

No es tu coño,
al que dedicarle con la lengua mil sonetos,
y eso intento,
ni esa forma de abrir las piernas
como si llevaran
-y me llevan-
al cielo.

Es que te duele la tripa
y quisiera ser cirujano,
curandero y enfermero.

Y hasta deja de importarme la crisis mundial
si te lastimas un dedo.

No es sólo que cada vez que entre en ti
me sienta nuevo de nuevo;
ni que tenerte boca abajo
sea cabalgar sobre un cometa en celo.

Es algo mucho peor,
para lo que no existen pócimas ni placebos.

Lo siento por ti,
querida mía:

                      pero mucho me temo
                      que te quiero.



Carlos Salem en El amor es el crimen perfecto (Ya lo dijo Casimiro Parker, 2015).




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.