Diseño de portada: INÉS PRADILLA sobre una Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

sábado, 4 de julio de 2015

La Generación Encantada (12): Pablo Benavente: Circo de Quimeras (y 3):



PROMETÍ VOLVER

Prometí volver
porque no me trago eso de las causas perdidas.
Desde que me marché
me cuesta recordar cual era mi hogar
o dónde dejé la sinrazón en mi huida.

De paso, olvidé todos los caminos que pasaban por Roma
pero que seguro acababan en tu vida.
Perdí la razón, vendí el corazón
y salté desde lo más alto sin activar
mi propio paracaídas.

Lo único que quiero para poder terminar con esta oda al suicida
es que sepas que yo prometí volver
porque siempre eras tú
                                                            la que se iba.




NUNCA TE RINDAS
                                                        Hay heridas que se cierran
                                                    cuando se abren dos piernas.
                                                                                      Marwan

Una vez mi padre me dijo:
Pablo, el sentido común es el menos común de todos los sentidos.
Y no lo entendí.

He vivido,
o malvivido,
-según a quién le preguntes-
mi vida de la mejor manera que se me ha ocurrido.

He probado todos los labios
de la mujer de mis sueños.
La he dejado escapar.
Cambié de ciudad sólo por unas piernas,
huí de la misma por otras.
Me he pasado semanas empalmando borracheras camas personas,
echándole toda la culpa a ella.
En una ocasión, hasta besé a un hombre.
Me he metido una raya de cocaína en el baño de un bar de Malasaña,
y te he comparado con lo poco que sentí
al no meterme más desde entonces.
He escrito una carta por cada día que no la vid,
le he sido infiel,
he besado a mi mejor amiga,
no me han creído cuando decía la verdad
y también he mentido alguna que otra vez.
He llorado más de lo que había tenido tiempo de beber.
Me han robado un órgano que llevaba un tiempo completamente roto
y también he robado algún que otro corazón
que realmente no quería.

Tenías ese nunca te rindas con tinta a la espalda
y ese ríndete conmigo justo bajo el ombligo.
Esa noche follamos, lo recuerdo bastante bien.
A la mañana te dije:
¿Sabes? El sentido común es el menos común de todos los sentidos.

Espero que, esta vez,
tú sí que lo entiendas.



Pablo Benavente en Circo de Quimeras (Harpo Libros, 2015).


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.