Dibujo de COVADONGA LÓPEZ CANALES

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

domingo, 5 de julio de 2015

Karmelo C. Iribarren: 2 poemas de Ola de frío:


LOS OLVIDADOS

No los que deciden irse,
en un fogonazo
de locura,
ceguerra
o rabia,
              sino
los que se quedan
aquí
        (a solas,
en la oscuridad, interrogando
a su conciencia),

como frente a un jeroglífico
sin solución.




ENTONCES

Hay muchas maneras diferentes
de hacer feliz
a una mujer
(los grandes almacenes están llenos de ellas).
Pero yo no conozco ninguna
tan sencilla y eficaz
como cogerla desprevenida por la espalda
y decirle que la quieres.
Precisamente entonces,
cuando ya
no se lo esperaba,
cuando quizás intuía lo peor.



Karmelo C. Iribarren en Ola de frío (Editorial Renacimiento, 2007).



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.