Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

lunes, 13 de julio de 2015

David González: Poemas Completos (26): El demonio te coma las orejas:





44    EL TIGRE

         Javi tenía tatuado
         un tigre en el antebrazo.
         Bueno, no sé si era
         un tigre o un leopardo,
         algo así,
y       se chutaba en las pintas
         de la piel del animal
         porque de esa forma
         no se le notaban las marcas.
Y      así siempre.
         Hasta que un día
         el tigre se cansó,
y       le comió el brazo
         de un mordisco.



         David González en El demonio te coma las orejas (1997 y 2008).





 44    THE TIGER

          J had a tiger
          tattooed on his forearm.
          Well, I don`t know if it was
          a tiger or a leopard,
          something similar,
&       he shooted up into
          the animal spots
          because this way
          nobody noticed the marks.
&       this carried on.
          Till one day
          the tiger got tired,
&       ate his arm
          in one bite.


         Translated by Sadie Harrison & Antonio Díez.



         

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.