Diseño de portada: INÉS PRADILLA sobre una Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

domingo, 12 de julio de 2015

David González: Poemas Completos (25): El demonio te coma las orejas:





43    LA MAIKA

         no tiene piños.
         Le han caído todos.
         Por culpa del caballo primero
y       por la mierda de comida
         del talego después.

         Así la chupas mejor,
         le decimos todos.

         La Maika está desdentada,
y       eso quizá influya en su voz,
         una voz
         que le viene
         que ni pintada
         para arrancarse por bulerías.

         El Richard se asoma a la perlacha
         cada noche,
         después del recuento,
y       se pone a gritar:

         ¡Maika! ¡Esa Maika!
         ¡Cántanos algo! ¡Venga!

         Ella se hace la loca,

         ¡Esa Maika bonita!
         ¡Venga! ¡Cántate una!

         pero siempre acaba
         por hacerle caso.

         El picoleto de la garita
         deja de pasear
         de un lado para otro,
         se apoya contra el muro,
         pone encima su fusil,
         enciende un truja
y       escucha en silencio
         esa voz sin dientes
         que nos muerde a todos
         el corazón.



         David González en El demonio te coma las orejas (1997 y 2008).






43    MAIKA

         she`s got a bad grill.
         Nearly all her teeth have fallen out.
         Firstly because of the brown sugar
&      then because of the shitty food
         in the slammer.

         Like that you suck better,
         we all say to her.

         Maika is toothless,
&      maybe that affects her voice,
         a voice
         that suits her
         down to the ground
         for soaring into flamenco cries.

         Richard leans out of the hatch
         every night,
         after the headcount,
&      starts to shout:

         Maika! Pretty Maika!
         Sing something to us! Come on!

         She turns the other way,

         Maika! Pretty Maika!
         Come on! Sing a song!

         but she always ends up
         giving in.

         The guard house copper
         stops strolling
         up and down,
         he leans against the wall,
         puts his riffle on top,
         lights a cig
&      listens in silence
         to the voice
         that bites all our
         hearts.



         Translated by Sadie Harrison & Antonio Díez.  




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.