Dibujo de COVADONGA LÓPEZ CANALES

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

sábado, 11 de julio de 2015

David González: Poemas Completos (24): El demonio te coma las orejas:





42     LAS FIESTAS DE LA SOLEDAD
         
         En memoria de Begoña.

         Me llaman desde la ventana
         del departamento de las mujeres.

         La Maika.

         ¡Eh, Figura!
         ¿A que no sabes a quién tengo aquí?

         Pongo la mano encima de la frente,
         a modo de visera, y miro hacia la ventana:
         enmarcada entre los barrotes,
         como una postal, aparece una cara.

         La cara de Begoña.

         Recuerdo una tarde, hace años,
         en las fiestas de la Soledad,
         los niños la habían dejado sola,
         le habían dejado todos los caballitos para ella,
y       ella daba vueltas,
y       vueltas,
y       venga vueltas
y       más vueltas, todas las miradas puestas
         en sus muslos, en su culo y en sus tetas.

         Después se baja, se acerca a donde yo estoy
         (sentado en el capó de un coche),
         me coge por la cintura,
y       delante de todo el mundo, sin cortarse,
         me da un beso en la boca y me dice:

         Me gustas un montón, tío,
         pero eres demasiado golfo para mí.

         Luego, una pensión de mala muerte.
         Ella y su hermano pequeño, Carlos,
         tirados encima de una cama deshecha.
         Ella, en bragas y en sujetador,
         esquelética, como si acabara de salir
         de un puto campo de concentración.
         Sobre la colcha hay una cuchara quemada,
         medio limón podrido,
         los envoltorios vacíos de dos jeringuillas
y       una papelina de caballo, abierta.
         Encima de la mesita de noche:
         recetas falsificadas de la SS,
         dinero, tabaco, encendedores,
         una botella de agua mineral de 2 litros,
         cajas de pastillas (Buprex,
         Rophinol, Tranxilium 50 y más máquinas).

         Begoña y su hermano pequeño se chutan.
         Después ella me mira y me dice:

         David, ¿te da más salir un momento?
         Es solo mientras me cambio de ropa.

Y      la voz de Carlos:

        ¿Qué pasa contigo, Bego?
        ¿Qué te crees que David no ha visto nunca un coño?

        Después, el funeral.
        El funeral por la muerte de tu hermano pequeño,
        de Carlinos, en la iglesia de San Pedro.
        El mar allá fuera. Los yonquis también.
        Para darte el pésame me veo obligado
        a pisar la sombra que forma tu cuerpo.
        Nos damos un abrazo. Te echas a llorar.

        ¡Me he quedado sola, David!
        ¡Me he quedado muy sola, tío!

        La sombra de tu cuerpo,
y      no podía ser de otra manera, era una cruz.

        La cara de Begoña.

        ¡Pero, tía! ¿Qué haces tú aquí?

        Nada, ya ves, lo mismo que tí.

        ¿Sabes una cosa?

        ¿Qué cosa?

        Que estás muy guapa.

         Es verdad. Lo está. Muy guapa.
         Las ojeras han desaparecido.
         Los pómulos ya no sobresalen tanto.
         Su cara tiene mejor color.
         Además se ha dejado crecer el pelo.

         Estás tan guapa como...

         Iba a decir que como aquella vez
         en las fiestas de la Soledad, en los caballitos,
         pero prefiero callarme la boca.

         Es que está embarazada,

         me grita la Maika.


         David González en El lenguaje de los puños (1997 y 2008).
        


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.