Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

miércoles, 8 de julio de 2015

David González: Poemas Completos (21): El demonio te coma las orejas:





38    PESADUMBRE

         Mi primera reacción
         (cuando al decirle a Silvia
         hay otro, ¿eh?,
y       ella, poniéndose roja,
         murmura que sí,
         que cómo lo sabes,
         que cómo te enteraste,
         que quién te lo dijo,
         sí, es verdad,
         hay otro)
         es mandarla directamente
         a la puta mierda,
         a tomar por el culo por ahí;
         en cambio,
         lo único que le digo es:
         Bueno, tía
         (el término tía
         significa también
         ramera), tranqui,
         no pasa nada,
         podemos seguir
         siendo amigos, ¿no?,
y       después
         salgo del locutorio,
         agachándome al pasar
         por debajo de la puerta,
         ya sabes,
         por lo de los cuernos.

         Ya en mi celda
         contemplo
         una fotografía de Silvia,
         una fotografía
         de cuando ella tenía
         catorce o quince años
         (ahora tiene
         dieciséis o diecisiete).
         
         Un primer plano
         de su cara sonriente.
         Utilizo el cigarro
         que estoy fumando
         para quemarle los dos ojos.
         Luego le tiro de los pendientes
         hasta que le arranco
         de cuajo las dos orejas.
         Inmediatamente le parto
         la nariz en dos
y       le rompo la boca
y       todos los dientes.
         Lo que queda de su cara
         lo arrojo por la taza del váter
y       acto seguido, hago encima
         mis necesidades fisiológicas,
         mis tres necesidades,
y       luego tiro de la cadena.

         Más tarde, por la noche, en la cama,
         pienso en ella.
         La echo mucho de menos.
         Ahora que ya no la tengo
         es cuando de verdad
         la echo de menos.

          La foto.



          David González en El demonio te coma las orejas (1997 y 2008).

         Nota de DG: Este poema siempre se ha titulado Nostalgia. Pero, ahora, al releerlo, me parece más acertado como título Pesadumbre.

         





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.