Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

lunes, 6 de julio de 2015

David González: Poemas Completos (19): El demonio te coma las orejas:





  35   HUMILLACIÓN

         El funcionario,
         un cacho de carne con ojos
         en mangas de camisa, dice:

         Todas las cosas de metal que tenga
         sáquelas y déjelas sobre esa mesa.

         Luego, mi abuela,
         apoyándose en su muleta
         (hace un año se rompió la cadera
         al caer de espaldas al suelo
         mientras limpiaba los cristales
         de la ventana de la cocina
         subida encima de una banqueta),
         pasa por el detector de metales,
y       el detector emite una serie de pitidos.

         A lo mejor es la muleta, dice mi madre.

         ¿Puede andar sin ella?

         Bueno, sí, pero no querrá...

         Que se la de a usted y que vuelva a pasar.

Y       mi abuela,
          su largo pelo blanco recogido
          en un moño por detrás de la cabeza,
          un pañuelo negro cubriéndola,
          hace lo que le ordenan,
y        aún cojeando
          consigue que el detector pite otra vez.

          A ver, quítese ese pañuelo.

         Mi abuela obedece.

          Seguro que son esas horquillas,
          así que hágame el favor de soltarse el pelo.

         Mi madre explota:

         ¿pero no se le cae a usted la cara de vergüenza
         al hacer que una persona tan mayor
         tenga que pasar por todo esto para ver a su nieto?
         ¿Qué se piensa que somos nosotros?
         ¿No sabe usted distinguir a la calaña de las personas honradas?

         Pero ya mi abuela, con su vestido gris,
         está pasando de nuevo por el detector
         con idéntico resultado
         que las dos veces anteriores, y el boqueras,
         un cacho de carne dice:

         ¡Quítese el vestido!
         Si quiere puede doblarlo y colgarlo
         del respaldo de esa silla de ahí.

         Mi madre está tan indignada
         que no le salen ni las palabras.

Y       mi abuela,
          cojeando,
                            despeinada,
                                                   en enaguas,
          consigue cruzar al otro lado del detector
          de metales sin ser delatada.

          Ahora ya puede vestirse y pasar al locutorio.

         No tiene usted perdón de Dios, le dice mi madre.

Y       mi abuela,
         que al ir a ponerse el vestido
         ha encontrado en un bolsillo una moneda suelta,
         se acerca al boqui y le dice:

         Perdón, señor, ¿sería esto lo que sonaba?

Y      le pone delante de los ojos,
         a modo de espejo en miniatura,
         una peseta
         con la cara de Franco.



         David González en El demonio te coma las orejas (1997 y 2008).

         Nota de DG: Humillación es uno de mis poemas fetiche. Mi abuela sí que era grande, no su nieto. Sobre dicho poema se hicieron dos ilustraciones. La primera es obra de Mik Baro y apareció en el legendario Vinalia Trippers, en su nº 7:





La otra ilustración es de Carlos Rodríguez Brea (Rivirichu), y que yo sepa no ha sido reproducida antes:







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.