Diseño de portada: INÉS PRADILLA sobre una Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

miércoles, 17 de junio de 2015

Manuel Vilas: El hundimiento (2):




OCTUBRE DE 2013

En octubre del estúpido año 2013 le dieron
el Premio Nobel de Literatura
a una viejecita encantadora, sublime
que diría algún periodista.

Alice Munro salía sonriendo en las fotos,
con un libro ya muerto en la mano moribunda aún,
eso es imaginación fotográfica y creadora,
sí señor.

Tenía más de ochenta años y su salud
no le permitía viajar a Estocolmo.

A mí, mi salud sí me permite viajar a Estocolmo.

Pero era la que tenía que ir a Estocolmo y no yo,
que gozo de una salud de hierro fundido,
como los más nobles radiadores que calientan
las casas de los santos e inteligentísimos miembros
de la Academia Sueca.

La vida es profundamente cómica.

Por quinientos euros, Alice, te hago feliz esta noche.

Pasa de Suecia.

Elígeme a mí, querida.

Por cien también.

Incluso por cincuenta te como el incomible coño.



Manuel Vilas en El hundimiento (Visor Libros, 2015).




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.