Diseño de portada: INÉS PRADILLA sobre una Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Necesitáis personas como yo... Necesitáis personas como yo para señalarlas con el dedo y decir: Ese es el malo... Y eso, ¿en qué os convierte a vosotros? ¿En los buenos?... No sois buenos... Simplemente sabéis esconderos. Sabéis mentir... Yo no tengo ese problema. Yo siempre digo la verdad, incluso cuando miento:

Tony Montana
Cómo ha cambiado irremediablemente mi vida. Siempre es el último día de verano y me he quedado fuera en el frío sin una puerta para volver a entrar. A lo largo de mi vida he dejado pedazos de corazón aquí y allí y ahora apenas me queda el suficiente para seguir viviendo. Pero fuerzo una sonrisa, sabiendo que mi talento sobrepasaba con mucho mi ambición. Ya
no hay caballos blancos ni mujeres guapas en mi puerta:

Georges Jung

viernes, 26 de junio de 2015

David González: Poemas Completos (9): Ojo de buey, cuchillo y tijera:



17      AGUJEROS NEGROS

          ah
          el tiempo que no se mojaba
          los pies
          en charcos de sangre:

          nos reíamos
          de la palabra de dios
          en la mismísima cara
          dura
          de sus falsos representantes

          las vacas se ordeñaban
          en los pasillos de la escuela
          durante la media hora del recreo

          los domingos estrenaban ropa

          ah
          las tres chimeneas frías
          el edificio mudo
y        la bola del mundo
          que invitaba
          paisajes en ferrocarril
          a mis sábanas de campaña:

          ay
          la noche que me confundí en una estrella
y        dejé de contar





18     COMO A FEDERICO

y       ya me callo la boca
         antes de que un maestro de escuela señale
         el asta a media bandera de mi toro
y       los dos banderilleros acojan
         el poema definitivo



         David González en Ojo de buey, cuchillo y tijera (1993).


        Nota de DG: Agujeros negros no tenía título en 1993. Le puse este para incluirlo en mi libro En las tierras de Goliat (2008). En cuanto a Como a Federico, poema que cierra este cuaderno, ojalá me hubiera callado la boca entonces :-)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.