Diseño de portada: INÉS PRADILLA sobre una Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Necesitáis personas como yo... Necesitáis personas como yo para señalarlas con el dedo y decir: Ese es el malo... Y eso, ¿en qué os convierte a vosotros? ¿En los buenos?... No sois buenos... Simplemente sabéis esconderos. Sabéis mentir... Yo no tengo ese problema. Yo siempre digo la verdad, incluso cuando miento:

Tony Montana
Cómo ha cambiado irremediablemente mi vida. Siempre es el último día de verano y me he quedado fuera en el frío sin una puerta para volver a entrar. A lo largo de mi vida he dejado pedazos de corazón aquí y allí y ahora apenas me queda el suficiente para seguir viviendo. Pero fuerzo una sonrisa, sabiendo que mi talento sobrepasaba con mucho mi ambición. Ya
no hay caballos blancos ni mujeres guapas en mi puerta:

Georges Jung

jueves, 25 de junio de 2015

David González: Poemas Completos (8): Ojo, de buey, cuchillo y tijera:



15     PERCHAS

         dentro del sexo
         tienda          una cama
         red     on      da
g       ira
         alred
(h)   edor               del mundo:

         la mujer 
         parece desnuda

         solo lo parece:

         detrás de la mirada
         cuelgan las prendas
         que antes
         cubrían su piel





16     SEÑORES PRESIDENTES
         DE NUESTRAS VIDAS EN GUERRA

         esta vez asistiré yo a la conferencia de paz
         mientras mis generales rompen el último 
         alto el fuego
y       se apoderan de otra duna de ceniza

         el chófer me abrirá la puerta de la limusina
         mientras los proyectiles os abren los ojos a vosotros

y       saldré a la calle
         mientras vosotros entráis en los sótanos

         retocándome el nudo de la corbata
         mientras vosotros, con uno en la garganta, escucháis
         la alarma antiaérea

         sonriendo al objetivo fotográfico
         mientras vosotros sois el objetivo de los franco
         tiradores

         estrechando manos manchadas de sangre
         mientras vosotros estrecháis cadáveres

         almorzaré con los enfermos desnutridos
         me reuniré con los niños mutilados
         me sentaré con las madres violadas

         tendremos la palabra las víctimas
y       puede ser que no nos pongamos de acuerdo en nada
y       puede ser que decidamos prolongar un poco más la masacre
         mientras vosotros, aunque no tengais fe, ni vergüenza,
         ni nadie que os la ponga, rezáis
         por el fin de las hostilidades
         que quizá se produzca en la  próxima Conferencia 
         de Paz
         que quizá no:

         todavía tenemos que pensarlo


         David González en Ojo de buey, cuchillo y tijera (1993).


         Nota de DG: Perchas se titulaba, en 1993, Detrás de la mirada. Este poema lo recuperé para mi libro Anda, hombre, levántate de ti (2004). Señores presidentes de nuestras vidas en guerra lo mismo: lo recobré para Anda, hombre, levántate de ti y también lo incluí en Hasta los paranoicos tienen enemigos (2005).


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.