Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

sábado, 20 de junio de 2015

David González: Poemas Completos (3): Ojo de buey, cuchillo y tijera:



5      GINEBRA

         también sufrimos guerras
y       prisioneros de guerra
         pero siempre respetamos
         la convención de ginebra
y       nunca crecieron
         entre los gritos de la infancia
         claveles demacrados





 6      LOS VIGILANTES

         Los balones rompían
         los vidrios de las ventanas
         en mil juramentos
         en la plaza de la soledad
y       ya no regresaban
         porque tampoco lo hacían
         los niños que una vez fueron
         aquellos hombres que ya por entonces
y       ya para siempre
         vigilaban aceras
y       mares



         David González en Ojo de buey, cuchillo y tijera (Edición de autor, 1993)

       Nota de David González: El título original del primer poema era, en 1993, Derechos humanos. Lo cambié a Ginebra, en el año 2009, cuando incluí dicho poema en mi último libro con Bartleby Editores, es decir, en Loser.
        



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.