Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

viernes, 19 de junio de 2015

David González: 1993 - 2015: Poemas Completos (2): Ojo de buey, cuchillo y tijera:



3      SAL

         alguna tarde
         cruzábamos el rompe-
         olas
         corriendo
y       aunque no mirábamos atrás
o       precisamente por eso
         al llegar al faro
         ya éramos 
         estatuas
         estatuas 
         de sal





4      LA MISIÓN

         dos niños duermen en sus mortajas

         los médicos no supieron ser padres
         las enfermeras no quisieron ser madres

         solamente el loco
         que rebaña escudillas de otros
         que recoge migajas de pan
         permanece junto a ellos

         terminé la carne
         cogí lápiz y papel
y       me fui a mi cuarto

         a compartir el pan con el demente

         a despertar a los niños



         David González en Ojo de buey, cuchillo y tijera (Edición de autor, 1993).

      Nota de David González: El poema Sal está incluido también en mi libro Algo que declarar (2007) y dedicado a la poeta Sofía Castañón. Cuando escribí el poema, Sofía tendría 10 años y yo no la había visto en mi vida. Pero este poema es para ella... Los sucesos del poema La misión tuvieron lugar en Bosnia-Herzegovina y fueron los que inspiraron este texto. El título original del poema era precisamente Bosnia-Herzegovina



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.