Diseño de portada: INÉS PRADILLA sobre una Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

jueves, 21 de mayo de 2015

Wislawa Szymborska: Saltaré sobre el fuego (1):



LECTURA

No ser boxeador, Musa, es como no ser nada.
Nos negaste un auditorio enardecido.
Hay doce personas en la sala,
es hora de empezar.
La mitad vino porque llueve,
los demás son parientes. ¡Musa!

Las mujeres podrían desmayarse en esta tarde de otoño,
y lo harán, pero solo frente al ring.
Escenas dantescas solo allí.
Y el éxtasis. ¡Musa!

No ser boxeador, ser poeta,
tener una condena a poemas forzados,
y a falta de músculos mostrarle al mundo
-en el mejor de los casos- una lectura escolar en el futuro.
¡Oh Musa! ¡Oh Pegaso,
ángel equino!

En la primera fila un viejecito sueña dulcemente
que su difunta esposa ha vuelta de la tumba
para hacerle una tarta de ciruelas.
A fuego lento, para que no se queme la tarta,
comenzamos la lectura. ¡Musa!.





Wislawa Szymborska. Saltaré sobre el fuego. Nórdica Libros, mayo de 2015. Presentación de Juan Marqués. Traducción de Abel Murcia y Gerardo Beltrán. Ilustraciones de Kike de la Rubia.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.