Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

sábado, 23 de mayo de 2015

Izet Sarajlic: Sarajevo (y 3):


SI FUERA EL AÑO 1993

Si fuera al menos aquel terrible,
el de la humillación a nada comparable,
año 1993
cuando no teníamos nada más
que el uno al otro.

Ojalá todavía fuera aquel terrible,
aquel tantas veces maldito año 1993.

Tendría todavía cinco años completos
para poder mirarte
y tenerte a mi lado.




UNA CALLE PARA MI NOMBRE

Paseo por la ciudad de nuestra juventud
y busco una calle para mi nombre.
Las calles grandes, ruidosas,
se las dejo a los grandes de la historia.
¿Qué hacía yo mientras se hacía la historia?
Simplemente te amaba.
Busco una calle pequeña, simple, cotidiana,
a través de la cual, sin llamar la atención de nadie,
podamos pasear incluso después de la muerte.

No es importante que tenga un paisaje hermoso,
tampoco que haya pájaros.
Lo importante es que en ella puedan tener refugio
cualquier hombre o perro en peligro.
Sería hermoso que estuviera empedrada,
pero tampo esto es imprescindible.
Lo más importante es que
en la calle que lleve mi nombre
no le suceda nunca a nadie una desgracia.



Izet Sarajlic en Sarajevo (Valparaíso Ediciones, febrero 2013).

Traducción de Fernando Valverde.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.