Diseño de portada: INÉS PRADILLA sobre una Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

jueves, 7 de mayo de 2015

Bill Knott: 3 poemas:


ADIÓS

Si todavía estás vivo cuando leas esto,
cierra los ojos. Estoy
bajo tus párpados, creciendo negro.




MUERTE

Al ir a dormir, cruzo mis manos sobre el pecho.
Ellos me pondrán las manos así.
Se verá como si estuviera volando hacia mí mismo.


EL CONSEJO DE LOS EXPERTOS

Me acosté en la calle vacía y aparqué
Mis pies contra el bordillo mientras que desde
El edificio por encima de un montón de curiosos encaramados
A lo largo de los bordes me insté no lo hagas, no saltes.



Nota de David González:

Llegué a Bill Knott, mediante Charles Simic Una mosca en la sopa:

Se llamaba Bill Knott. Por las noches trabajaba en un hospital cambiando botellas de orina y durante el día solía estar en casa. Vivía en una pensión que estaba relativamente cerca, así que fuimos a verle. (...) Llamamos a la puerta pero no contestó nadie (...) Justo cuando nos íbamos se escuchó un ruido de botellas entrechocando y se abrió la puerta. En seguida averiguamos por qué había tardado tanto en abrir: había que atravesar un mar de botellas de Pepsi para entrar en la habitación. Bill era un hombre grande con una camiseta blanca y sucia; llevaba uno de los cristales de las gafas sujeto con celofán. Los únicos muebles que había en la habitación eran una cama con el colchón lleno de manchas, un enorme póster de Monica Vitti, una nevera con una vieja televisión encima, un par de sillas y una mesa llenas de libros.

Nota 2 de David González:

No hay libros suyos traducidos al castellano, que yo sepa.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.