Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

martes, 7 de abril de 2015

Buenos días: Charles Simic: El monstruo ama su laberinto (1):

Lo sé. Que dije que tardaría un tiempo en volver a Simic. Pero yo no tengo la culpa de que hace unos días mi amigo el escritor José Ángel Barrueco me llamara para anunciarme la salida de este nuevo libro de Charles Simic: El monstruo ama su laberinto. Ahora ya solo me queda por conseguir dos libros de él que aún no tengo y habré completado mi biblioteca en castellano de este gran poeta: Una mosca en la sopa y El flautista en el pozo, aunque ambos se me salen del presupuesto y tendré que esperar... En fin, que te dejo con la cubierta y con algunas de las reflexiones de estos Cuadernos:


La poesía es un modo de conocimiento, pero la mayor parte de la poesía nos dice lo que ya sabemos.

Hay tres clases de poetas: los que escriben sin pensar, los que piensan mientras escriben y los que piensan antes de escribir.

La mayoría de los poetas no comprenden sus propias metáforas.




La mejor recomendación que pueden tener el vino, el tabaco, el sexo y el lenguaje vulgar es que todas las presuntas mayorías están en contra de ellos.

Había besado tantos culos que su cerebro era un gran mojón.

Los poetas a quienes vale la pena leer suelen tener creencias que su época no comparte. Los poetas son siempre seres anacrónicos, obsoletos, anticuados y permamentemente contemporáneos.



Charles Simic. El monstruo ama su laberinto. Vaso Roto Ediciones, 2015. Traducción de Jordi Doce. Epílogo de Seamus Heaney,



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.