Dibujo de COVADONGA LÓPEZ CANALES

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

miércoles, 1 de abril de 2015

Buenos días: Charles Bukowski: Arder en el agua, ahogarse en el fuego (1):


Ayer fui a comer con mis padres y mi hermana, su marido y mis encantadoras sobrinitas. Como soy el padrino de una de ellas, de la más pequeña, Claudia, fui a por la palma que me fueron a bendecir el domingo. Además, Claudia, bueno, su madre, me hizo dos regalos materiales: El último libro de poemas de Charles Bukowski, una selección de sus poemas hecha por él mismo: Arder en agua, ahogarse en el fuego, una selección de los poemas que publicó entre 1955 y 1973, y también un cuaderno de notas. Pero el mejor regalo fue que mi sobrina me perdió el miedo que me tenía a causa de mi pelo largo y de mis tatuajes, y ayer no se separó de mí ni un solo instante. Me gustaría subir una foto aquí de mis sobrinas, pero creo que no es bueno publicar en la red imágenes de niñas pequeñas: hay mucho desalmado suelto por ahí. 

En cuanto al libro de Bukowski: No me ha gustado. De hecho, ahora que lo pienso, los poemas de Bukowski empezaron a dejar de interesarme desde que sus libros se editan en Visor. Tampoco me interesa ya su proceso de escritura o mejor dicho: su proceso de selección de poemas para editarlos, es decir, cogerlos a puñados y dárselos a sus editores. Aparte del hecho de que, a mi juicio, muchos de estos textos serían buenos poemas si Bukowski se hubiese tomado la molestia de trabajarlos un poco más. Pero bueno, es solo mi opinión, la opinión de un don nadie, así que no me hagas mucho caso, ¿vale?... Te dejo con uno de estos poemas:





MUJER

esta cabeza como un platillo
decorado con todo
mientras permanecemos suspendidos labio con labio
en dicha mecánica:
se me abrasan las manos llenas de arias
pero pienso en libros
de anatomía,
y me alejo de ti
mientras las naciones arden furiosas...

para recuperarse del error más lamentable
y reconstruirse, se trata de
errar y enmedar
hasta que nos engullan.

la gloria de un sábado por la tarde
como morder un melocotón maduro
y cruzas la habitación
rebosante de todo
salvo mi amor.



Charles Bukowski. Arder en el agua, ahogarse en el fuego. Visor Libros, 2015. De la cubierta: Diego Jordán.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.