Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

lunes, 20 de abril de 2015

Buenas tardes: Leopoldo María Panero (y 4): Guarida de un animal que no existe:


Siento tener que interrumpir este homenaje y, a un tiempo, venta de libros de poemas de Leopoldo María Panero, pero me he quedado sin libros suyos antes incluso de ponerlos todos aquí a la venta.  Un lector afortunado, y decidido, se ha hecho con casi todo el lote. Me consta que Panero se va a encontrar muy a gusto en su nueva casa. Me da que pensar el hecho de que, curiosamente, de todos los libros que he puesto a la venta, los de los autores contraculturales o directamente malditos me los quitaron de las manos por así decir, a saber, El Ángel, Bukowski... mientras que del resto, los autores académicos, incluso autores best seller, Amélie Nothomb sirva como ejemplo, no consigo quitármelos de encima. En resumen, me despido de Panero con 2 poemas de Guarida de un animal que no existe, ejemplar que he decidido conservar conmigo:


La escena sigue sola sin la mancha brillante
y un pájaro me devora, en el rincón del castigo
donde tiemblo de ver mis manos
y el viento graba en mi carne
las letras del vino.





KAFKA

La luna y la locura
en este verso anidan
huyendo de los hombres,
del ladrido de los hombres
de su furia ajena al verso
en que se balancea el trapecio
de un artista del hambre.



Leopoldo María Panero en Guarida de un animal que no existe (Visor Libros, 1998).


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.