Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

lunes, 13 de abril de 2015

Buenas tardes: Hilda Doolittle: Un poema:




Voy a donde amo y soy amada,
hacia la nieve;

voy hacia las cosas que amo
sin ningún pensamiento de deber o piedad;

voy adonde pertenezco, inexorable,
como la lluvia que cae largo rato

en los surcos, dí
o habría dado

vida al grano;
pero si no crece o madura

con la lluvia de la belleza,
la lluvia retornará a la nube;

quien cosecha afila su acero en la piedra;
pero éste no es nuestro campo,

no hemos sembrado esto;
implacables, duros, dejemos

El-sitio-de-la-calavera
a quienes la moldearon.



Hilda Doolittle en La pasión del exilio (bajo la luna, 2007).

Traducción de María Negroni.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.