Diseño de portada: INÉS PRADILLA sobre una Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

domingo, 19 de abril de 2015

Buenas noches: Montero Glez: Talco y bronce:


Es para mí, como escritor, todo un lujo que el novelista Montero Glez abra su nueva novela, Talco y bronce:






 una historia de amor con el trasfondo de la venganza y las mafias policiales, que mereció el VIII Premio Logroño de Novela, con una cita de mi cosecha:





Te dejo, como tengo por costumbre, con el inicio de esta trepidante historia:


    - JURO POR MI LIBERTAD QUE LO VOY A MATAR.
Lo habían tramado esa misma tarde, en la intimidad del coche; un Seat 1430 color rojo, aparcado en la cuneta. Tenía matrícula falsa y tapicería semejante a la piel de una rata vieja.
    En el asiento de atrás, el Chuqueli se vestía para la faena.
    - No mola ni un poquito -iba diciendo el Chiqueli-. A mi menda le mosquea. Apesta a rollo chungo, nena.
    Pero la Malata no atendía a razones. El fuego de la venganza iluminaba su rostro. Con los puños prietos sobre el volante, repitió:
    - Juro que lo voy a matar.
    Llevaba el pelo recogido con horquillas, ajustadas a los lados de las sienes, y los párpados se extendían, dejando a la vista los ojos rasgados de rabia. Por el retrovisor, el Chuqueli pudo advertir la carga de aquella mirada y llevó el garabato de los dedos hasta el vientre de la Malata, de pocos meses.
    Ella le cogió la mano, apretó con fuerza y siguió hablando como si viviera las cosas antes de que pasasen.
    -En la misma habitación del hotel, en un pispás, me lo cargo -aseguró la Malata con ese toque peligroso que ponen las mujeres en la voz cuando retan a la muerte.



Montero Glez. Talco y bronce. VIII Premio Logroño de Novela, Algaida Editores, 2015. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.