Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

lunes, 23 de marzo de 2015

Buenos días: Charles Simic: Desmontando el silencio (1):

¿Hay vida después del resultado de las elecciones en Andalucía? No lo sé, la verdad. Si no fuera porque ayer ya abusé demasiado de tu confianza, te subiría un poema de Campanas de Etiopía que viene que ni al pelo. Pero será mejor que lo reserve para las generales. La única duda que tengo, después de estos comicios, es cuánto tiempo tardarán en abandonar el barco de IU ciertos intelectuales de consumo que uno, a decir verdad, no sabe ni supo nunca qué cojones hacen en un partido de izquierdas y pasarse a Podemos, por ejemplo. El otro día leí no sé dónde que uno de ellos ya había pedido sitio en las trincheras de Podemos

Y dicho esto, vamos con algo de poesía. Verás. Yo siempre procuro encontrarle algo bueno a los malos rollos de la vida. Así, ahora que estoy vendiendo mi biblioteca personal, con escaso éxito todo hay que decirlo, me encuentro con auténticos tesoros que ya creía perdidos, como este libro de Charles Simic: Desmontando el silencio, editado por las 4 Estaciones en diciembre de 2003:




MI HARTAZGO DE LAS PROPORCIONES ÉPICAS

Me gusta cuando
matan a 
Aquiles
o a su colega Patroclo,
o a Héctor, ese exaltado,
y toda la
jeunesse dorée
griega y troyana
acaba más o menos
expertamente masacrada
y hay por fin
un poco de paz y tranquilidad
(los dioses se han callado
por un momento)
se escucha
el canto de un pájaro
y una niña le pregunta a su madre
si puede ir al pozo
y claro que puede
por esa hermosa senda
que serpentea 
por el huerto de olivos.



Charles Simic en Desmontando el silencio (Las 4 Estaciones, 2003).

Traducción de Jordi Doce.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.