Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

martes, 31 de marzo de 2015

Buenas tardes: Luis Miguel Piñera: Las calles de Gijón: Historia de sus nombres:

En este libro, Las calles de Gijón, subtitulado Historia de sus nombres, Luis Miguel Piñera, su autor, nos desvela la historia de más de 2500 calles de mi ciudad. Se completa esta historia callejera con el Estudio de sus rótulos anunciadores, de Francisco Javier Granda. Una gozada, realmente. 





Calle SOLEDAD

La capilla de La Soledad fue construida hacia 1674 y, junto con la de Los Remedios, Guadalupe y San Lorenzo, se conserva en Cimadevilla, destruidas ya a finales del XIX la de la Barquera y la de Santa Catalina. Naturalmente, la capilla de La Soledad dio nombre a la calle y, en su origen, estaba dedicada a La Anunciación, siendo sus propietarios la familia Pumarino.
En los años cuarenta, cuando prácticamente todas las calles de La Arena y de Cimadevilla tenían equipo de fútbol para jugar en la playa, el de la calle y plazuela de la Soledad era conocido como "Estrella roja", otro era el Atochino de la calle Atocha, etc.
Nombres anteriores: Callejón de la Soledad. Callejón tapiado en la parte trasera de la iglesia.



Luis Miguel Piñera. Las calles de Gijón. Historia de sus nombres. Ayuntamiento de Gijón y Ediciones Trea, 1999.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.