Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

jueves, 26 de marzo de 2015

Buenas días: Enrique Mercado: Los sultanes del Yemen (y 2):






Nosotros somos tan don nadies como Rimbaud. Porque en Aden Rimbaud sigue siendo un don nadie (....) Los fondos del Espacio Cultural y Poético franco-yemení Maison Rimbaud, instalado en 1991 dentro de lo que fuera su casa, se están trasladando en estos momentos a San`a. Rimbaud no ha querido saber nada de Aden, y Aden ya no quiere saber nada de Rimbaud (...) La vivienda, un magnífico ejemplo de edificio colonial, está cerrada a cal y canto. O eso creemos hasta que se asoma un joven medio desnudo y apartándose las legañas por la terraza del segundo piso (...) Inevitablemente tomo una fotografía de Varasek debajo de una gran caricatura de Rimbaud, y él me retrata a mí a la altura de un póster que muestra el gesto infantil y rebelde del poeta (...) Antes de que sea demasiado tarde, le preguntamos al joven cuánto hay que pagar. Para nuestra sorpresa, se muestra ofendido y nos dice en su inglés precario que él solo viene a la casa dos o tres veces por semana, que vive  en Ta`iz y que no tiene ni idea de quién puede haber sido Rimbaud, que bastante hace con abrir la puerta si acaso se deja caer algún extranjero (...)



Enrique Mercado en Los sultanes del Yemen (Ediciones de Baile del Sol, 2014).


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.