Dibujo de COVADONGA LÓPEZ CANALES

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

viernes, 27 de marzo de 2015

Buenas tardes: Victor Bockris: El affaire de Burroughs y Warhol:

Empecé a leer, con verdaderas ganas, estas conversaciones entre William Burroughs y Andy Warhol y otras luminarias, algunas, como ese cantamañanas de Mick Jagger, auténticas estrellas de masas, pero enseguida me dio la impresión de que Victor Bockris quería trascender su papel de mero moderador en este affaire y convertirse también él en otro de los elegidos, por lo que, se podría decir así, sale más de la cuenta en las fotos, chupa mucha cámara, o por decirlo en otros términos: fuerza las conversaciones entre los dos genios y sus invitados: no son conversaciones, a mi juicio, naturales, sino eso: forzadas, y me da también la sensación, no sé por qué, de que ni Burroughs ni Warhol se sintieron cómodos durante las mismas. En cierto modo este tipo, Bockris, me recuerda mucho a todos esas lapas que se pegan a los artistas con talento para medrar a su costa, como le ocurría en sus años peores al difunto Panero. En cualquier caso, este libro de conversaciones, El affaire de Burroughs y Warhol, tiene buenos momentos y abundante material gráfico, por lo que no deja de ser una buena lectura.






Bockris: Cuéntale a Andy lo que pasó en Nochevieja.

Burroughs: Uno de mis invitados casi se ahoga con un trozo de carne. Pero todo el mundo sabía lo que había que hacer, se ha publicitado mucho. Se supone que sale de la misma. Lo intentaron pero no funcionaba, y entonces un chico joven con mucha sangre fría le apretó aquí y lo pudo tragar en lugar de expulsarlo.

Warhol: ¿Cuánto duró todo esto? ¿Cinco minutos?

Burroughs: Menos incluso, tres o cuatro minutos. En cinco podrías morir. Allen Ginsberg iba a llamar a una ambulancia. Le dije: "Es inútil, no hay tiempo". Se derrumbó en el sofá diciendo "Ich Sterbe!", "Me muero". Entonces, cuando este tío le sujetó por el pecho dijo, "Besser", "Mejor".


(Y aquí mete baza el Bockris, interrumpiendo el posible desarrollo de esta conversación para decirle a Warhol que le ha traído un libro de Burroughs...)...



Victor Bockris. El affaire de Burroughs y Warhol. Libros Crudos, 2014. Traducción de Antón López. Con fotografías de Victor Bockris, Bobby Grossman, Marcia Resnick, Jenny Moradfar y Bockris-Schmidlapp.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.