Dibujo de COVADONGA LÓPEZ CANALES

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

lunes, 9 de febrero de 2015

William Carlos Williams: 2 poemas:


ENCADENADOS

Cuando los bribones y asesinos
amparándose en sus cargos
acusan al mundo de las infamias
que ellos mismos inventan para
torturarnos -no podemos
sino someternos a sus designios,
oponernos o dejarnos pisotear, mientras
los pensamientos sin remedio nos roen y
carcomen por dentro- a menos
que con eso aprendamos a no ser
como ellos, aprendamos que el amor
resurgirá de sus cenizas, si
lo regamos, apuntalamos su delicado
tallo y conservamos la imagen de su
esplendorosa flor cincelada en el pensamiento.




EL ACTO

Ahí estaban las rosas, en la lluvia.
No las cortes, le supliqué.
           Mucho no durarán, dijo ella.
Pero están tan hermosas
           donde están.
Bah, todos fuimos hermosos alguna vez, dijo
y las cortó y me las puso
           en la  mano.



William Carlos Williams en Cien Poemas (Visor Libros, 1988).

Traducción de Matilde Horne y Carlos Manzano.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.