Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

viernes, 6 de febrero de 2015

Louise Gluck: Trébol:




TRÉBOL

Lo que está disperso
entre nosotros, lo que llamas
señal de bendición
aunque sea, como nosotros,
una hoja de hierba, una cosa
arrancada de raíz:

¿de acuerdo con qué lógica
conservas
un simple zarcillo
de algo que quieres
ver muerto?

Si hay una presencia tan poderosa
entre nosotros ¿no debería
multiplicarse para servir
al jardín venerado?

Deberías hacerte
a ti mismo esas preguntas,
no dejarlas
para tus víctimas. Deberías saber
que cuando tú presumes
escucho hablar dos voces
una es tu espíritu, la otra
lo que hacen tus manos.



Louise Glück en El iris salvaje (Editorial Pre-Textos, marzo de 2006).

Traducción de Eduardo Chirinos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.