Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

domingo, 1 de febrero de 2015

Ernesto Cardenal: 2 poemas:


Tú que estás orgullosa de mis versos
pero no porque yo los escribí
sino porque los inspiraste tú
y a pesar de que fueron contra ti:

   Tú pudiste inspirar mejor poesía.
   Tú pudiste inspirar mejor poesía.





EPITAFIO PARA LA TUMBA DE ADOLFO BÁEZ BONE

Te mataron y no nos dijeron dónde enterraron tu cuerpo,
pero desde entonces todo el territorio nacional es tu sepulcro;
o más bien: en cada palmo del territorio nacional en que
   no está tu cuerpo, tú resucitaste.

Creyeron que te mataban con una orden de ¡fuego!
Creyeron que te enterraban
y lo que hicieron era enterrar una semilla.



Ernesto Cardenal en Epigramas (Editorial Trotta, 2001).





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.