Diseño de portada: INÉS PRADILLA sobre una Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

domingo, 8 de febrero de 2015

Carina Sedevich (31):


Frente a un par de tostadas industriales
recordé el pan con ajo de mi madre

y el crucero andaluz donde volví a comerlo
junto al hombre que me salvó la vida.

El pan es blanco y rojo
como esos cuerpos que me alimentaron.


     Fotografía de Laura Bellomo


La naranja de hoy estaba seca.

La turgencia no garantiza nada.

Ni el color rabioso, ni el botón saliente
que acaricié en la góndola del súper.

La naranja de ayer no era perfecta
pero sus gajos estallaban.

Eran bastante buenas las naranjas
que me tocaron durante la semana.

Hoy el recuerdo de otro jugo no me alcanza.

Y el amor que tuve
no me moja la boca.



Carina Sedevich en Escribió Dickinson (Alción Editora, junio de 2014).



2 comentarios:

  1. Precioso poema...te he escrito un mail David pero me ha sido devuelto.Me da apuro ponerlo aquí, pero lo haré por que deseo tener noticias tuyas y de cómo te va la vida. La mia cambio mucho, un vendaval asolo mi tejado desde hace cuatro años.
    He visto vendrás a voces 2015 a Logroño y espero poder conocerte en persona y darte ese fraternal abrazo de años guardados.
    Te dejo mi correo por si quisieras escribirme, hecho que me haría muy feliz. noragc355@hotmail.com gracias amigo, muchas gracias por ser y por estar.

    ResponderEliminar
  2. Esto sí que es una sorpresa maravillosa, Pilar, amiga mía. Cuánto tiempo. Siento lo de tu tejado, el mío también ha sufrido varios vendavales en estos años, pero aquí seguimos, jajaja, no pueden con nosotros... Iré, sí, a Logroño, así que, claro, nos daremos ese abrazo tantos años guardado, como bien dices... Luego te escribo a tu mail... Las gracias a ti, siempre.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.