Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

lunes, 16 de febrero de 2015

Buenas noches: Clara Santafé Subirás: 2 poemas:


PRÁCTICA

Mira, no me bailes el agua,
no te me vengas por tangos.

Que yo ya no me pierdo en arrabales de carne y
susurros.

No me cuentes milongas,
ni me soples al oído.

Que yo ya bailo sola dobles pliés ante el espejo.

No asesines para mí pobres flores de cartón piedra,
ni me rimes bajo el quicio.

Que yo ya soy carne de bolero.

No jures ser estatua de sal aguardando por mí en la
sombra,
ni me exijas méritos pasados.

Que yo ya nací hace días en esa copla que a veces
chispeas.

No pendas de un hilo esta quiebra,
ni me obligues a guardarte el luto.

Que yo ya aprendí a hacerme mocita
que lo único que se ha de pedir
a San Antonio entre lloros y velas
es que el vals de quien te quiere a veces,
de quien te quiere a ratos,
no me deje por siempre en los huesos.

Que me conceda resurgir de las cenizas.
Que tan solo cicatrice por dentro párpados y venas

y deje así restos de ojeras para avisar a tu sucesor
de que soy una digna superviviente.




KH7

A veces mi madre
(esa mujer que parece italiana)
se preocupa por mi porvenir.
Creo que quiere que tenga un novio,
los papeles en regla,
unos zapatos que brillen mucho
y que deje de reirme cuando me insinúa que
soy lesbiana.
No le gustan mis pechos,
ni mi boca,
se salen de la norma.
Y sueña en las siestas de verano que mi
flamante novio
(ése que ha tejido con retales de los vecinos
desterrados por mi abuela)
me los rebaja a mordiscos.

Mi padre
(ése que a veces está triste porque sí)
sueña con que consiga un puesto de 8 a 3
y luego lo rechace
por caer en la cuenta de que hemos de hacernos
socios
y dedicarnos los dos a la tangana.
Ha preparado su inicial bronca filial
y su posterior media sonrisa a mis espaldas
que yo veré reflejada en un espejo.
(Ése en el que mi madre ahoga sus penas con KH7)

Las coca colas light de la nevera
(ésas que esta semana son sabor a limón por
despiste de mi padre El Triste)
han palpado la desidia de estos días tramo a tramo:
en las manos, en la lengua y en el estómago de mi
familia
han reconocido hastío, algo de insensatez, cariño
amargo y escenas de Berlanga.



Clara Santafé Subirás en Parque de atracciones (1001 Ediciones, 2008).


3 comentarios:

  1. Me gusta. Y mucho. ¿hay forma de contactar con esta mujer? si lo sabes házmelo saber, David. Saludos...

    ResponderEliminar
  2. No tengo ni idea, RaRo, querida amiga, de la forma de contactar con ella. Pero si me entero de algo, ya te digo... Abrazos, fuertes, solidarios...

    ResponderEliminar
  3. Hola, David; hola, RaRo. Muchas gracias a ambos. Dejo aquí mi correo por si RaRo quiere contactar conmigo: santafeclara@gmail.com

    Abrazos.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.